CARLOS TAPIA

Grupo Índigo

“Noto una diferencia enorme entre el antes del IESDE y el después del IESDE. Es un reto tremendo poder aplicar los conocimientos y las experiencias acumuladas por los negocios del mundo, primero en el ámbito de Puebla y luego en el ámbito particular de la propia empresa”.

Cuando Carlos Tapia regresó a Puebla después de estudiar la maestría y el doctorado en Ingeniería Mecánica en EEUU, tenía ganas de hacer algo por México. No es que contara con una gran fortuna, en realidad, su única herencia era el legado de educación que le dieron sus padres. Inició sus estudios en el Colegio Oriente, luego en el Tecnológico de Puebla y después en Ohio State. En el IESDE estudió el Programa de Alta Dirección.

 

¿Cómo empezó Grupo Índigo?

Formamos el grupo hace 12 años. Iniciamos con cuatro empresas, hoy somos once y este año estamos por abrir la doceava empresa en diferentes ramos: construcción, servicios, financiero y gasolina.

La vida te enseña. Como dice el lema del Oriente: “la vida es lucha”, así que ¡a luchar! Así fue como inició todo. Al principio era una especie de “hombre orquesta”, haciendo de todo, y poco a poco, gracias a las oportunidades que Dios me dio, a las circunstancias dadas por el crecimiento de Puebla y a que muchas empresas importantes que hoy están aquí creyeron en mi persona y en mis servicios, fuimos creciendo como grupo.

 

¿Por qué decidiste estudiar un programa ejecutivo en el IESDE?

Necesitaba estar capacitado como director, sobre todo en la parte financiera y económica. Entonces salió la oportunidad de estudiar el Programa de Alta Dirección y fue algo que me cambio totalmente la perspectiva. Fui adquiriendo muchísimas herramientas, entre ellas el “método del caso”, conocido mundialmente, y todo eso guiado por los maestros del IESDE. Aprendí todo lo relacionado con las áreas de recursos humanos, financiera, estrategia, mercadotecnia, organización, entre otras.

 

¿Por qué crees que una escuela de negocios como el IESDE es importante en Puebla?

Puebla es la cuarta ciudad más grande de México. Tiene muchos negocios, comercios, industria, servicios y la gente necesita prepararse. Yo sí noto una diferencia enorme entre el antes del IESDE y el después del IESDE. Es un reto tremendo poder aplicar los conocimientos y las experiencias acumuladas por los negocios del mundo, primero en el ámbito de Puebla y luego en el ámbito particular de la propia empresa. Yo creo que es indispensable.

 

¿Por qué recomendarías Puebla para invertir en un negocio?

Hay estabilidad. No hay delincuencia, como en otros lugares del país. Creo que una de las cosas que se debe hacer es mejorar la infraestructura, sobre todo del aeropuerto de Puebla. Podríamos ser una buena alternativa para desahogar al DF. En general, yo creo que Puebla tiene un ámbito muy especial, es la puerta de todo el sureste, estamos muy cerca de Veracruz, Acapulco, Tuxpan… tiene muchas cualidades.

 

¿Qué le hace falta a Puebla para llegar a ser lo que puede ser?

Yo creo que tienen mucho que ver la educación y la formación. Falta que a través de los empresarios se pudieran hacer acciones más propositivas para ir mejorando el nivel de acción y administración de las empresas. Hace falta ese empuje, hace falta seguir capacitándose.

 

Frase favorita.

Lo más importante en un negocio es tener a la gente correcta. La gente correcta es la que tiene los valores que uno tiene.

 

Entrevista y fotografía, cortesía de revista Cover.