• 09/Agosto/2017
Business efficiency and productivity (part II)

Por José Caballero

In this Criterion of the Month, we continue to explore the relationship between business efficiency and productivity, and the institutional framework. Evidence presented in our February 2017 Criterion showed that institutions consistently played a significant role in the efficiency and productivity of the private sector. At the time, we suggested that a competitiveness strategy focus on institutional stability and predictability was a fundamental driver of efficiency and productivity. Using the same stepwise regression tests we employed then, we now attempt to evaluate the role of the different components of the institutional framework.      

 

The first set of tests thus take the efficiency of business factor as the outcome and the components of the institutional framework as the input.

 

 

 

Table 1

 

 

 

In the first step of the test, we assess the role of those components by year from 2012 to 2016. We find that the country credit rating and the limited impact of bureaucracy on business activities are consistently significant. The next step of test (lagging inputs by a year), supports the importance of the credit rating indicator for business efficiency, while the bureaucratic impact loses some significance. In the second set of tests (see Table 2) we replace business efficiency with business productivity as the output variable.

 

 

 

Table 2

 

 

 

In this context, the importance of credit rating drops significantly and simultaneously that of the rule of law increases throughout the period of study. Lagging the input indicators by a year leads to similar results. Rule of law is the only input variable that is consistently significant for productivity.   

 

The lack of significance among the other components of institutional framework can be explained by considering that the country credit rating and the rule of law can absorb the significance of those components. This is because the efficiency of the government policy implementation and transparency, for example, could be encompassed by the credit rating and rule of law measures. We thus run an additional set of tests after dropping both indicators, credit rating and rule of law.       

 

In the case of business efficiency (see Table 3), the results highlight that the quality of the legal and regulatory system, and the limiting of bribery and corruption are its main drivers in both, the by-year and lagged tests.

 

 

 

Table 3

 

 

 

It is interesting to note that the transparency and the effectiveness of decisions indicators have no significance in both tests, although the government policies’ adaptability to changes in the economy is found to have been a driver of business efficiency in 2012 and 2013. For business productivity, the bribery and corruption indicator is of fundamental consequence (see Table 4).

 

 

 

Table 4

 

 

 

It is important to indicate, in addition, that transparency becomes significant during some of the years considered. Interestingly, in the 2013 test, the only year in which bribery and corruption is not significant, the latter is replaced by the government policies’ adaptability to changes in the economy, the limited impact of the bureaucratic structure on business activities, and by increasing the transparency of government policy-making processes.

 

These results support some of our initial propositions. In this regard, it is important to highlight the significance of the quality of the legal and regulatory system, the upholding of the Rule of Law and the credit rating indicator which are all conducive towards an institutional framework that is stable and predictable, not to mention effective in achieving its objectives.

 

Caballero J. | Agosto 2017 | IMD WORLD COMPETITIVENESS CENTER| Criterion of the Moon Publications. |Business efficiency and productivity (part II)|URL: https://http://www.imd.org/wcc/world-competitiveness-center-publications/2017-com-august/   

 

LEER MÁS

  • 09/Agosto/2017
Business efficiency and productivity (part I)

Por Profesor Arturo Bris and José Caballero

The actions and policies of the government and their outcomes (e.g., infrastructure indicators) affect the efficiency and productivity of the private sector. In this Criterion of the Month, we assess some of the key indicators driving business efficiency and productivity.  

We use stepwise regressions to carry out two sets of tests to identify the competitiveness sub-factors that influence business efficiency and productivity. The first set of tests take the efficiency of business factor as the outcome and all sub-factors related to the government efficiency and infrastructure factors as the input. We ran these tests by year starting in 2012 up to 2016. That is to say, we take business efficiency 2014 as the outcome of all 2014 relevant sub-factors. The effect of our assumed inputs (e.g., policies), however, may be fully realized sometime after their implementation. For this reason, we lag the input indicators by one year in the second phase of the tests. For the 2016 business efficiency factor, for example, we take all input sub-factors from the previous year (i.e., 2015). The second set of tests, triangulates the results by substituting the business efficiency factor by the business productivity sub-factor and carry on the same two-steps (i.e., by year and one year lagged) analysis. 

 

Results from the first round of tests show that there is a set of sub-factors that throughout the period of study are statistically significant in their impact on business efficiency. These key drivers (or inputs) are fiscal policy, institutional framework, societal framework and education. Lagging the year of inputs leads to similar results with the exception that education becomes less significant (see Table 1). 

 

Table 1: business efficiency tests

 

In the second round of tests, which focus on business productivity, we find that the only sub-factor that is consistently significant throughout the 2012-2016 period is the institutional framework sub-factor. Lagging the input sub-factors for business productivity, only the institutional framework and the health and environment sub-factor are significant statistically throughout (see Table 2). These results indicate that "institutional competitiveness" plays an essential role in defining the efficiency and productivity of business. 

 

Table 2: business productivity tests

 

What does institutional competitiveness mean? A peruse of the institutional framework components highlights the fundamental role of stability and predictability in this context. We thus propose that the quality of the legal and regulatory system is a key driver of efficiency and productivity. Similarly, the level of the government policies' adaptability to changes in the economy is essential. We also propose that increasing the transparency of government policy-making and simultaneously limiting bribery and corruption drive business efficiency and productivity. We thus expect the Rule of Law and the country credit rating indicator, which evaluates the political, economic and financial risks that underline a particular country's credit quality, to be of high significance. 

 

 

The above propositions may seem self-evident to some observers but current political trends suggests that in some countries institutional competitiveness is somewhat in decline. It is thus necessary to revisit its fundamental role. We will tests the above propositions in a future Criterion of the Month. 

Bris A. and Caballero J. | marzo 2017 | IMD WORLD COMPETITIVENESS CENTER| Criterion of the Moon Publications. |URL: https://www.imd.org/wcc/world-competitiveness-center-publications/february-2017-criterion/

 

LEER MÁS

  • 01/Agosto/2017
Los intereses económicos de las empresas estadounidenses y el Convenio de París (2ª parte)

Por Dr. Herminio S. de la Barquera y A.

Como hemos visto en la entrega de hace una semana, muchas de las grandes empresas estadounidenses se han mostrado contrarias a la decisión del Presidente Donald Trump de retirarse del Acuerdo de París. Las razones no son solamente de naturaleza personal de los jefes o dueños, o debido a su conciencia ecológica, sino también porque las nuevas tecnologías de protección al medio ambiente son un buen negocio que además representan cada vez más puestos de trabajo.

Otra dificultad que puede originarse debido a esta salida de Estados Unidos es la que expresa Bob Dudley, jefe de la enorme empresa petrolera BP: ¿qué claridad habrá en las reglas del juego ahora que dicho país abandone el acuerdo? Esta claridad es esencial para empresas de la envergadura de BP, pues les permiten tener, sencillamente, seguridad en la planeación de sus actividades e inversiones.

Otras empresas, por ejemplo Disney, ya se han planteado claras metas en materia ecológica (si bien nadie pensaría que Disney contamine mucho haciendo caricaturas para niños): reducir hasta en un 50% sus emisiones de gases con efecto invernadero. Con ello busca lo que se llama “Corporate Social Responsability”, que se convierte en parte importante de la imagen de las empresas. Además, un temor que muchos externan es que, con el abandono del acuerdo climático, las empresas estadounidenses puedan ser objeto de represalias, pues estaríamos hablando de algo así como de un “dumping ecológico”, que entonces debería ser compensado con algún tipo de arancel. Esta medida se reforzaría incluso con las mismas actitudes de Trump, quien ha amenazado con tomar las mismas represalias ante otros países que él considera que siguen una conducta desleal con los Estados Unidos.

Muchos industriales y hombres de negocios ya se han dado cuenta de que la protección de las viejas formas de producir, con enormes cargas para el medio ambiente, ya es insostenible, por lo que un cambio de rumbo para privilegiar ahora a las nuevas tecnologías, más amigables con el medio ambiente, es también de mayor interés para los inversionistas. Hace unos días, por ejemplo, en la asamblea anual de Exxon Mobil, uno de los más importantes adversarios de Trump en asuntos de políticas del medio ambiente, el 62% de los accionistas votó por hacer una solicitud a la empresa para que, año con año, presente un estudio acerca de las consecuencias del cambio climático para los negocios de este gigante petrolero. Este dato es significativo porque, hace un año, la misma solicitud fue respaldada solamente por el 38% de los socios. Además, uno de los argumentos que se escucharon a favor de esta medida tuvo como protagonista a Trump, pues se dijo que este “actúa en contra de los intereses de Wall Street y de los más grandes inversionistas del mundo”.

 

Lo que es claro es que, con su política de renuncia al liderazgo mundial, no sólo en materia climática, y con sus tendencias aislacionistas, Donald Trump está ratificando que va en contra de su lema de campaña, pues ahora debería decir: “Hagamos a nuestro país más pequeño y a China más grande”. En solamente 31 minutos defendió sus argumentos para abandonar el acuerdo de París: este era, según él, un mal acuerdo para Estados Unidos, por lo que el mundo entero se alegró de que Obama lo firmara; mientras China e India siguen acrecentando sus emisiones de gases, Estados Unidos tiene que reducirlas, afirmó Trump. Lo que nadie tiene claro es si el Presidente cree en el cambio climático o no, pues todas sus explicaciones se fundamentaron en aspectos económicos, no científicos. Ninguno de sus asesores, colaboradores o voceros pudieron dar respuesta a esta pregunta. El mismo Trump ha expuesto, a lo largo de los años, opiniones cambiantes. Con uno de sus más célebres mensajes en torno a este grave problema mundial terminamos estas reflexiones:

“Los casquetes polares están más grandes que nunca, la población de osos blancos nunca ha sido más numerosa. ¿Dónde diablos está el calentamiento global?” Donald Trump, Octubre 2014.

 

LEER MÁS

  • 01/Agosto/2017
Los intereses económicos de las empresas estadounidenses y el Convenio de París (1ª parte)

Por Por Dr. Herminio S. de la Barquera y A.

Por regla general, mucha gente piensa que los intereses económicos de las empresas, sobre todo de las más grandes, chocan contra las políticas medioambientales que buscan revertir o amortiguar los alcances del cambio climático. Sin embargo, la salida de los Estados Unidos del Convenio de París, anunciada el 1° de Junio por Donald Trump, ha encontrado una fuerte oposición en muchas de esas empresas. Esto se debe a varios factores que ahora comenzaremos a analizar.

Ya desde antes de que se anunciase la decisión de Trump, firmas como Microsoft, Facebook, Levi Strauss, Morgan Stanley, Mars, Unilever, Intel, Tiffany y Apple habían publicado desplegados en periódicos, apelando a Trump a no abandonar el acuerdo climático. En total, más de 600 empresas habían solicitado públicamente al Presidente estadounidense no mover nada del Convenio de París. Su argumento: el calentamiento global genera riesgos para la creación de empleos, y la permanencia en el acuerdo de París traerá beneficios para los Estados Unidos. Por supuesto que esto no lo sabe Trump. Empresas como Coca-Cola, Monsanto, Google, General Electric y petroleras como ExxonMobil, ConocoPhillips y Chevron también se muestran no solamente partidarias de mantener los acuerdos de París, sino que ya están dando pasos concretos para orientarse por directrices más responsables con el medio ambiente.

Elon Musk, fundador de Tesla y miembro de diversos gremios asesores en materia económica en el gobierno de Trump, anunció que, en caso de que el Presidente tomase la decisión de abandonar el acuerdo de París, renunciaría a estos cargos. Y efectivamente, no tardó ni cuatro horas, después del anuncio de la salida de Estados Unidos, en renunciar. Afirmó que dicha decisión afecta a Estados Unidos y al mundo entero. Otro que renunció a los mismos cargos por la misma razón fue Bob Iger, jefe de Disney. Y un gran grupo de empresas, bajo la dirección del ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg, ha anunciado a la ONU que, a pesar de la decisión del gobierno de Trump, seguirá apoyando los acuerdos de París.

Lloyd Blankfein, jefe de Goldman Sachs, afirmó ayer que la decisión de Trump es un retroceso para las políticas ambientales y para la posición de liderazgo de Estados Unidos en el mundo. Y que conste que este enorme banco ha sido uno de los que más se han beneficiado de la presidencia de Trump.

Sin embargo, lo anterior no debe hacernos creer que los jefes y dueños de semejantes empresas sean todos unos convencidos “ecófilos”, amantes de la naturaleza. Es cierto que algunos lo son, pero tampoco hay que olvidar que la generación de energías renovables y “limpias” ya genera empleos para alrededor de 475 000 personas, según el Departamento de Energía de los EEUU, mientras que la generación de energía a partir del carbón, del gas y del petróleo representa 187 000 puestos de trabajo. Esto quiere decir que dichas energías no tradicionales ya son una fuente nada despreciable de ganancias. Por supuesto que Trump ignora esto, como casi todo.

Sin embargo, las empresas petroleras, gaseras y del carbón tienen una fuerte actividad de cabildeo: se calcula, según el Center for Responsive Politics, que en los últimos cinco años, este sector de la economía ha apoyado a 22 Senadores republicanos en sus campañas políticas, lo que representa unos diez millones de dólares en total. Nada raro, entonces, que estos apoyen la decisión del Presidente con vehemencia.

Un dato importante que vale la pena recalcar es que, como ya anotamos arriba, hay empresas petroleras que se han pronunciado por mantener a Estados Unidos en el Acuerdo de París, e incluso el Secretario de Estado, Rex Tillerson, ex jefe de Exxon, es abierto partidario de dicho acuerdo. Darren Woods, jefe actual de esa empresa, ha dicho que el mantenerse en el Acuerdo de París permitirá a la industria estadounidense desarrollar fuentes de energía con menos emisiones a la atmósfera, lo cual beneficia a todos; para lograr esto, Exxon ha invertido hasta siete mil millones de dólares.

En la siguiente colaboración seguiremos analizando otras razones de las grandes empresas estadounidenses para repudiar la decisión de Donald Trump, quien al parecer se guía, como siempre, por la ignorancia, la estulticia y la fanfarronería. ¡Vaya que es un problema tener como jefe de la Casa Blanca a un niño de 7 años!

 

LEER MÁS

  • 01/Agosto/2017
La reunión del G-20 en Hamburgo: el club de los poderosos

Por Dr. Herminio S. de la Barquera y A.

Hace unos días, el 7 y 8 de Julio, tuvo lugar en Hamburgo (Alemania), la reunión cumbre del llamado “G-20”, “Grupo de los veinte”. Veremos ahora qué este grupo y cuáles fueron los acuerdos a los que llegó este gremio.

Al “Grupo de los veinte” pertenecen algunas de las naciones económicamente más poderosas del planeta. Esto es: los criterios para estar allí no son, por ejemplo, si el país en cuestión es o no una democracia o una dictadura, sino que lo que decide su inclusión es, aparentemente, su fuerza económica. De todas maneras, la reunión del grupo en Hamburgo, en Julio de este año, no es solamente para tocar temas económicos, sino que todo trasciende hacia la política. ¿Y cuáles son estas naciones? Son: Estados Unidos de América, China, Japón, Alemania, Gran Bretaña, Francia, India, Brasil, Italia, Canadá, Corea del Sur, Rusia, Australia, México, Indonesia, Turquía, Arabia Saudita, Argentina y Sudáfrica. ¿G-20? ¿Entonces, por qué son 19? Pues porque el miembro número 20 es la Unión Europea, representada por su Comisión. Sin embargo, hay otros invitados a la reunión: el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud, la Organización Mundial de Comercio y la ONU. Además, en Hamburgo hubo otros convidados pero sin derecho a voz ni voto, como algunos países de África. Y para hacer más enredado el asunto: España es invitado permanente, por lo cual la reunión del G-20 debería ser “del G-35”, aproximadamente.

La elección de la ciudad de Hamburgo como sede de la reunión de este año tiene que ver con una fina señal del gobierno de Angela Merkel a Donald Trump y a los “aislacionistas” (aunque no creo que hayan entendido tal sutileza): esa ciudad portuaria, entendida como una “puerta al mundo”, se caracteriza por su apertura y por el respeto a todos. Además, Hamburgo tiene la capacidad logística y de infraestructura como para poder recibir a tantas delegaciones (unas 20 000 personas) y a unos 4 000 periodistas de todo el mundo. Alemania es quien tiene en este momento la presidencia del G-20.

Hagamos algunas consideraciones: estrictamente hablando, para pertenecer al G-20 lo más importante es haber estado allí desde el principio, en 1999. Los cambios en el rendimiento económico no influyen para nada. Veamos algunos ejemplos: en 2016, España, Suiza y los Países Bajos (que no son miembros del grupo) tuvieron un PIB más alto que Arabia Saudita, Argentina y Sudáfrica (que sí son parte del G-20). Pero es muy difícil que algún país sea echado fuera y que algún otro sea aceptado. El club ya está formado y ya nadie entra ni sale.

¿Qué temas se tocaron en la reunión de Hamburgo? Hay tres objetivos fundamentales: asegurar la estabilidad, mejorar las perspectivas a futuro y asumir responsabilidades. De ahí la importancia de los proyectos de protección climática, que deberán ser apoyados, así como fortalecer el Acuerdo de París y reducir las subvenciones para combustibles fósiles (en estos días, el gobierno de Francia anunció que la meta es que para el año 2040 ya no haya en ese país automóviles de gasolina). Se busca también fortalecer el comercio libre, pues es peligrosísimo que los avances que ha logrado la globalización se pierdan en aras del aislacionismo y el proteccionismo, productos generalmente de la ignorancia y la estulticia. Otra meta importante del G-20 es la búsqueda efectiva de mayor igualdad entre mujeres y hombres (no sé qué haya opinado Arabia Saudí al respecto). “Asumir responsabilidades” tiene también que ver con uno de los problemas más graves de nuestros días: la migración forzada, que solamente podrá ser resuelto por medio de la cooperación internacional, la generosidad y el respeto a la dignidad de la persona humana.

Si revisamos la historia de estos encuentros del G-20, nos daremos cuenta que los resultados casi nunca son impresionantes. Este tipo de cumbres son de carácter informal (no, como por ejemplo, una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU), por lo que en las declaraciones aparecen expresiones no muy contundentes: “estamos de acuerdo en…”, “se buscará…”, “mostramos unidad en…”. Además, como no hay un gremio o un órgano que vigile si las resoluciones se convierten en realidad, cada país ve cómo hace para seguir (o no) los acuerdos. De todas formas, no se trata siempre de un circo inútil, pues en épocas de graves dificultades, como cuando la crisis financiera de 2007-2009, el G-20 logró echar a andar varias medidas muy importantes para controlar a los bancos; además, es un foro de contacto de primer orden para los participantes.

Una crítica que se le hace con frecuencia a este club de poderosos es que la cuestión política (régimen interno de los participantes) no juega absolutamente ningún papel. Así, por ejemplo, en la reunión de 2014, Australia y otros países occidentales quisieron excluir a Rusia, debido a la reciente e ilegal anexión de Crimea, pero los países “BRICS” se opusieron terminantemente (los “compañeros” de Rusia en ese grupo: Brasil, India, China y Sudáfrica). Así que la democracia y el respeto a los derechos humanos no son importantes para pertenecer al club, sino que se cumplan meros criterios económicos, y eso ni siquiera de manera estricta, como ya vimos. El que estuvo al principio invitado al club, allí sigue, aunque llegase a quebrar. Por eso, muchos críticos no ven una legitimidad en algunos de los participantes. Algunos países son abiertamente dictaduras, como China o Arabia Saudí; otros participantes no son precisamente amigos de la democracia ni del respeto a los derechos humanos, como Tayyip Erdogan (Turquía), Vladimir Putin (Rusia) o Donald Trump (USA).

Lo que vimos en esta cumbre es lo que hemos estado observando últimamente: una confrontación entre los partidarios de la cooperación, del comercio libre y de la democracia (con todos sus problemas y errores) y aquellos (algo debilitados, ciertamente) que buscan aislarse y combatir la globalización de los mercados y de las responsabilidades. Aunque se pueda quedar solo, Trump es de todas maneras el presidente de un país sumamente poderoso, así que ahora tuvimos una segunda versión, corregida y aumentada, de su desastrosa primera visita a Europa, hace un par de meses. Recordemos que él no aprende y tampoco quiere aprender.

Conclusiones: El mundo de las democracias occidentales ya no se deja sorprender por Trump (al contrario de la prensa y de la opinión pública en México). Prueba de ello es que lo dejaron solo, no solamente en los acuerdos, sino en el sentido estricto de la palabra: abundan las fotografías en las que se le ve solo, mientras los demás conversan en grupos o en parejas. Nadie quiere tener algo que ver con él.

¿A qué acuerdos llegó el G-20? Nada espectacular, pero sí muy vago: hicieron todos (menos Trump) un credo alabando al comercio libre; declararon (menos Trump y, ya de regreso a su casa, Erdogan) que están de acuerdo con seguir el Acuerdo de París; dijeron que, de alguna manera, apoyarán económicamente a África; aseguraron que colaborarán para ayudar a los migrantes y para combatir las causas de la migración forzada. 

¿Era en verdad necesario gastar tanto dinero en una cumbre tan suntuosa, ensombrecida por el salvajismo de los manifestantes “Anti G-20”, que hicieron aparecer como unos inocentes e inofensivos parvulitos a los miembros más radicales de la CNTE? ¿No hubiese bastado, para llegar a acuerdos tan modestos, haber realizado algunas conferencias telefónicas? ¿Cómo hablar de derechos humanos con China y Arabia Saudita? No es ningún honor dejarse fotografiar con líderes de tan baja autoridad moral como los dirigentes de Rusia, Estados Unidos, Arabia Saudita o China. 

¿Se merecía algo así la sufrida ciudad de Hamburgo, que quedó destrozada por los disturbios? Yo propongo que, si se vuelve a llevar a cabo tan elefantástica cumbre, sea en el desierto de Kalahari, en lo más profundo de la Siberia (como en Yakutsk), en la isla de Santa Elena (a mitad del Atlántico) o en un crucero (un portaaviones estadounidense no sería muy conveniente, por aquello de los espías chinos o rusos). Así no llegarían los hooligans y los terroristas anarquistas tan fácilmente a perturbar la vida de los líderes mundiales en sus sesudas reuniones. Mientras tanto, los representantes de México en el G-20 (el Presidente Peña y acompañantes), después de dos agotadores días en el primer mundo, ya están de vuelta a la pesadilla de la vida cotidiana en su país. 

 

LEER MÁS

  • 24/Julio/2017
De la Filantropía al Valor Compartido

Por Jon Azua

Hace ahora 15 años, los profesores Michael E. Porter y Mike Kramer publicaban en la Harvard Business Review un artículo sobre “la Ventaja Competitiva de la Filantropía Corporativa”, introduciendo nuevos paradigmas en el rol a desempeñar por las empresas más allá de sus fines y resultados de negocio, el alcance del compromiso social más allá de su impacto social directo como consecuencia de su aportación emprendedora y sus obligaciones de “buen ciudadano”, cumplidor de la normativa, generador de empleo y riqueza, pagador de impuestos y sensibilidad contributiva con su Comunidad próxima. Paradigma y compromisos que se han venido multiplicando en el tiempo en un movimiento generalizado a lo largo del mundo, reforzado e impulsado por toda una variedad de “Escuelas de Pensamiento” que han ido reforzando la consideración de la “Responsabilidad Social Corporativa” (Premio Mckinsey 2006 a los ya citados autores) y la “Creación del Valor Compartido” (Premio Mckinsey 2011 a los mismos distinguidos profesores y amigos) en una clara evolución que condiciona, favorablemente, la focalización, estrategias, objetivos y modelos de actuar y de negocio de la empresa a lo largo del mundo.

 

El proceso (imparable) ha venido y viene transformando las empresas y el mundo, de una u otra manera, cambiando la percepción y mentalidad en torno al compromiso y responsabilidades sociales más allá de la Cuenta de Resultados (aportación social y compromisos en sí mismos), poniendo en valor los activos empresariales, sus condiciones especiales para la gestión e interacción de recursos al servicio de resultados eficientes, con proyección y trascendencia en el largo plazo, de manera sostenible. La empresa, así, pasa a ser el principal actor garante de resultados claros ante las demandas y necesidades sociales, aportando elementos diferenciales a la voluntad de las ONG´s y las responsabilidades políticas de los gobiernos.

 

Así, desde la consideración satisfactoria inicial de una clara aportación a la Sociedad, la empresa ha ido incorporando no solamente la interiorización de otras necesidades y problemas, haciéndolos propios, transitando desde la filantropía, la responsabilidad social y la redefinición de una visión social y empresarial únicas, provocadora de sus propios y diferenciados modelos de negocio. Hoy, a las exigencias ordinarias a la empresa (y, en especial, al empresario y/o accionista e inversor), se suman múltiples y complejas demandas. Demandas y roles que, en los años de crisis, con carácter adicional a posicionamientos ideológicos, han venido a traducirse en un halo de culpabilidad y sinónimo del otrora capitalismo clásico, facilitando la fácil descalificación gratuita de cualquiera a quien baste señalar etiquetas “neoliberales” o excluyentes desde posturas cómodas de autodefiniciones que parecerían no deber explicaciones ni, mucho menos, críticas y evaluación alguna por su propia responsabilidad.

 

En esta línea de debate social, entre distinciones sobre economía del bien común, economías inclusivas, economías y empresas participativas, responsabilidad y progreso social, brotan nuevos elementos al enriquecedor panorama descrito. Por ejemplo, el fundador y director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, calificado por la revista Forbes “como el segundo hombre con mayor patrimonio neto individual del mundo” (en torno a 90.000 millones de dólares), ha acudido a Internet y las Redes Sociales para pedir “sugerencias para canalizar mi dinero y esfuerzo en la mejor dirección posible en la solución de necesidades sociales”. Bezos, con largo historial de participación activa en el mundo de la filantropía, insiste en ideas que estén centradas en el hoy y la acción inmediata y no focalizadas en el largo plazo, provocando, además, un debate de calado en el ámbito empresarial y de la responsabilidad social en el que la mayoría de actores dominantes preconizan la focalización largo placista que permita erradicar necesidades reales de una forma duradera y sostenible en el tiempo. Recordemos que la propuesta de Bezos pretende “el mejor uso de su patrimonio personal y sus esfuerzos personales generando impacto urgente hacia una solución permanente en el tiempo”, complementarios o adicionales a la “nueva visión, socialmente responsable de su empresa Amazon”. Amazon ha redefinido su estrategia sobre la base de una potentísima visión: “Nuestro objetivo es el suministrar todo lo que se necesite para reconstruir la civilización”, más allá de una misión de Compañía en la óptima relación de intermediación entre proveedor y consumidor. Su apuesta no es cuestión de marketing o de buenas palabras. Bezos realiza una cierta investigación de mercado para que sea la red quien manifieste nuevas líneas de trabajo de modo que pueda direccionar su tiempo, trabajo y dinero, desde la convicción personal de devolver una buena parte de lo recibido a la Sociedad, más allá de la redistribución impositiva y pública de parte del valor añadido generable en sus empresas. Convencido, a la vez, de las fortalezas y capacidades personales como directivo y emprendedor que avalarían una gestión eficiente y eficaz de sus recursos, lejos de cederlos, sin más, a terceros, para un uso incierto. De esta forma, la iniciativa agita el debate en torno al paradigma cambiante de la filantropía, acentuando su redefinición para un nuevo mundo, diferente, en el que vivimos.

 

Este debate abierto se extiende por el mundo con todo tipo de iniciativas que provocan un cambio relevante no ya solo en las empresas, sino en los gobiernos y sus políticas de cooperación, en las instituciones y organismos multilaterales internacionales, en las diferentes ONG’s y Fundaciones sin ánimos de lucro y, por supuesto, en cada uno de nosotros como miembros de una Comunidad y Sociedad cambiante.

 

Hace unas semanas, otro empresario de éxito, “colega” de Bezos en la franja de los 80/90 mil millones de dólares de patrimonio en la ya citada lista Forbes, Amancio Ortega, fundador de Inditex, decidía donar 320 millones de euros a la Sanidad Pública en el Estado español. Donativo que debería concretarse en equipamientos contra el cáncer en la renovación de programas de las diferentes Autoridades de Salud. Si bien el apoyo ha sido amplio, no han faltado las reacciones contrarias, lideradas por una “Federación de Defensores de la Sociedad Pública”, bajo el argumento del rechazo a la filantropía “exigiendo mayor carga impositiva, evitar acciones propagandísticas y privatización de la salud”. Más allá de los resultados empresariales de Inditex (200.000 trabajadores en 93 mercados en el mundo) y sus compromisos y responsabilidades intrínsecas, ¿resulta rechazable o criticable que su principal accionista destine, a título personal, 320 millones de euros a la compra de equipamiento de última generación para tender a una población que realiza 200.000 diagnósticos de cáncer al año, cubriendo una necesidad social, con resultados e impacto inmediato y cuyo beneficio alcance a un gran número de personas? Señalemos que las donaciones se realizan a las diferentes Autoridades de los Sistemas de Salud, en base a sus Planes y Programas de actuación y conforme a sus planes de renovación de infraestructura y equipamiento. Ni pretende definir políticas o modelos de salud, ni establecer un presupuesto público finalista, ni arrogarse la responsabilidad de atender o curar el cáncer. Simplemente, ha hecho un ejercicio libre, voluntario, de carácter filantrópico, optando por canalizar una contribución a un segmento de dificultades y necesidades demandadas por una Sociedad para la que toda intervención y aportación de recursos, es, por definición, insuficiente. ¿Si lejos de priorizar y canalizar recursos hacia objetivos concretos bajo garantías de control y gestión eficaces, hubiera donado dinero a entidades no gubernamentales, guiadas por la buena voluntad, pero de escasa potencia gestora para actuar en múltiples iniciativas “menores” y dispersas y no en una economía desarrollada, sino en sociedades lejanas en desarrollo, se aplaudiría la intervención privada?

 

Hoy, Inditex, anuncia en su Junta General su renovada y ajustada estrategia empresarial bajo el eje del crecimiento (en ventas, en beneficios, en empleos, en nuevos mercados) y la renovada “Economía Circular” (reciclaje de ropa e insumos y desechos operativos, sostenibilidad, compromiso global de sus proveedores en su implantación y desarrollo, eco-eficiencia energética y construcción verde en sus tiendas y centros tecnológicos y logísticos), reforzando sus centros de dirección y logística en Arteixo, Galicia. Parecería que incorpora la solución a demandas y necesidades sociales a sus objetivos empresariales, al margen de la filantropía que quiere practicar su principal accionista desde instrumentos diferenciados a los de su empresa madre y su propia Fundación con vinculación directa a la empresa, promueve programas de apoyo y subvención a nuevas aventuras empresariales y de autoempleo. O en otro tipo de actuación, celebrada por los ciudadanos de Nueva York, ha “adoptado un parque”, el Parque Bryant, próximo a una de sus mayores tiendas en la Gran Manzana, para dotar al parque y espacios públicos de la zona de Wifi gratuito, de máxima calidad. ¿Reclamo comercial?, ¿apoyo a la Comunidad?, ¿ambos?

 

En este contexto, Allen Braswell (“Rethinking Philanthropy in the Modern World – Repensando la Filantropía en el Mundo Moderno”) hace referencia a la progresiva búsqueda de relatos e historias completas de las causas y compromisos sociales vinculados al ADN empresarial como factor de éxito en resultados, sostenibilidad y crecimiento y liderazgo empresarial, a la vez que replantea la intersección entre el impacto urgente con la visión y estrategia largo placista. Pretende generalizar el uso de historias reales, contadas por sus protagonistas para conectar con la emoción motora del compromiso y la transformación social, acometiendo problemas sociales.

 

Volviendo al principio de este artículo, el trabajo de estos 15 años de Porter-Kramer y el movimiento “Shared Value” (Compromiso Empresa-Sociedad en la Co-Creación de Valor) no pretende sustituir ni la misión de los gobiernos, ni la de las empresas, ni cuestionar o sustituir filantropía y responsabilidad social corporativa, sino ir más allá en un compromiso empresarial: “Hacer de las necesidades y demandas sociales los modelos exitosos de negocios”. Las empresas que así lo hagan, serán quienes lideren el nuevo mundo en transformación. Todo un reto absolutamente transversal y multi-industria. Toda empresa, a lo largo del mundo, de cualquier industria, puede y debe abordar este largo viaje desde su propio ADN. Esencia de toda estrategia: El propósito, causa y pasión. En definitiva, usando las palabras y recomendaciones de Blake Mycoskie, el impulsor de la iniciativa “Uno por Uno” (“Compra un par de zapatos y dona otro a los niños descalzos”, hoy 75 millones donados) en su libro “Start something that matters” (Emprende algo que importe…), parecería razonable repensar nuestras empresas, gobiernos y modelos de negocio en el amplio marco del compromiso social, desbloqueando barreras e inercias, promoviendo nuevas estrategias co-creando valor, mejorando las condiciones de vida de nuestra sociedad. No es un movimiento para disfrazar una actividad comercial o de negocio, desde el marketing, hacia el compromiso social. Es un compromiso real desde la unicidad de una estrategia Empresa-Sociedad en beneficio compartido co-creando valor. Respuestas con impacto hoy, interactuando de forma estable con el largo placismo necesario, garante de la sostenibilidad de los proyectos mitigando o erradicando las necesidades de la gran mayoría de la población.

 

Esta nueva línea de pensamiento, quince años después, avanza en un generalizado movimiento desde la fortaleza corporativa que canaliza los mejores activos empresariales y personales al servicio de la Sociedad. Más allá de la filantropía…, de las Cuentas de Resultados…, desde la ideología simplista que excluye el rol único de un agente público o privado…

 

Cuando las necesidades sociales son de la magnitud e intensidad que padecemos, la co-creación de valor Empresa-Gobiernos-Sociedad resulta imprescindible.

Cada uno, desde su estrategia y rol diferenciado, migrando de la filantropía al valor compartido, desde el reconocimiento y agradecimiento a las aportaciones, mecenazgos, filantropía y diferentes modalidades de responsabilidad social.

 

Jon Azua | julio 24, 2017 en 8:54 am | Categorías: General | URL: http://blog.enovatinglab.com/author/jazua/

LEER MÁS

  • 17/Julio/2017
La química en los equipos de trabajo: una nueva ciencia

Por Dr. José Alfredo Miranda

Cómo sacarle jugo a la inteligencia colectiva y a la diversidad cognitiva.

La llegada de las nuevas generaciones a las empresas, incluyendo los llamados millenianls y la generación X está cuestionando el propósito y el sentido de lo que las empresas hacen y de su funcionamiento mismo. Los líderes en las empresas, a su vez, están enfrente de una enorme riqueza, producto de la diversidad de pensamiento, enfoques nuevos y distintos, culturas y orígenes diferentes y mayor y decidida participación de la mujer en los puestos directivos. Ante el embate abierto y decidido de las nuevas generaciones, los líderes enfrentan la dificultad de lograr la convivencia productiva con las generaciones anteriores.

Por otro lado, los enormes cambios que están viviendo la sociedad y los mercados globales acelerados por la irrupción de la ciencia, la tecnología y la digitalización, están sumando retos a la dirección y gobierno de los negocios. Una avalancha de cosas nuevas. Un cambio de época.

Cuando los equipos de trabajo no cumplen con sus objetivos y se quedan cortos en los resultados, los expertos afirman, que en la mayoría de los casos se debe a que los líderes no entienden cómo aprovechar y gestionar esas diferencias, especialmente en cómo cada persona se enfoca en su trabajo a partir de su personalidad. La consecuencia no deseada es que algunas de las mejores ideas e innovaciones se pierden porque no se les escucha, no se comprenden, no se les pone atención y por lo tanto no se concretan.

Resulta que las investigaciones recientes de Suzanne Johnson y Kim Christfort de Deloitte, publicadas en la Revista Harvard Marzo-Abril 2017, crean un marco de referencia para identificar cuatro estilos básicos de trabajo de las personas que pertenecen a un equipo denominándolos como: los pioneros, los guardianes, los integradores y los guías. 

Esta clasificación podría ayudar en la comprensión y manejo de este complejo conjunto de relaciones y situaciones. 

 

La neurociencia llega al auxilio de los directivos.

Los profesionales de Deloitte con el resultado de los estudios de la bióloga- antropóloga Helen Fisher de Rutgers University y también del biólogo molecular Lee Silver de Pricenton, lograron en la aplicación de la evaluación de la personalidad, entender mejor el impacto de la química en el funcionamiento cerebral del individuo, y consecuentemente su actuación y el modo de relacionarse en los equipos de trabajo. Más de 190,000 personas han  participado en la evaluación.

 

Sus hallazgos apuntan a los sistemas biológicos que interactúan y acompañan a un conjunto particular de rasgos de la personalidad y cómo la dopamina y la norepinefrina; la serotonina y la testosterona, el estrógeno y la oxitocina influyen a nivel del cerebro humano en este sentido. 

Resulta entonces que esa frase tan coloquial nuestra de “hacer química con alguien” tiene mucho más bases científicas porque esta teoría confirma que la química del cerebro humano influye la personalidad, la atracción, el gusto por hacer algo, el amor, etc. y la novedad consiste en aplicar estos conocimientos al mundo del trabajo y de la empresa. 

Sus conclusiones afirman que uno puede identificar y adaptarse productivamente a los estilos y personalidad de otros miembros de su propio equipo de trabajo logrando mejores resultados.

La evaluación y los estudios más profundos de los miembros de un equipo, permiten a los líderes comprender mejor a las personas, posibilitando una mejor integración, mejor gestión y mejor toma de decisiones. “Si entiendes cómo funciona su cerebro, puedes comprender mejor a cualquier persona”- afirma Fisher.

Descripción de los cuatro grupos 

Los pioneros son aquellas personas que analizan las posibilidades y generan chispa,  energía, dinamismo e imaginación para sus equipos. A estas personas los impulsa la espontaneidad, les encanta probar cosas nuevas, disfrutan las tormentas de ideas y son entusiastas por naturaleza. Si algo les molesta son las reglas y las estructuras rígidas, la palabra “no” y el enfocarse en los procesos.

Los guardianes valoran la estabilidad, cuidan lo que se hizo en el pasado, aportan rigor, orden y disciplina. Les gustan los planes detallados que puedan predecir los resultados, la buena organización y la consistencia. El desorden, la presión de tiempo, la ambigüedad y la incertidumbre los saca de sus cabales.

Los guías valoran y enfrentan los retos y además generan momentum. Son muy buenos para la solución de problemas, hablan claro y directo y les gusta estar en equipos ganadores. No toleran el perder el enfoque, no soportan la ineficiencia y aborrecen la indecisión

Los integradores valoran las conexiones e integran al grupo, proponen la colaboración, la buena comunicación y ponderan la confianza y el respeto. El conflicto, la falta de flexibilidad y la politiquería no son de su agrado.

Entender las diferencias de estos estilos de trabajo puede ayudar a los líderes y a los equipos mismos a establecer un lenguaje común para discutir sus diferencias, similitudes y sus percepciones para lograr un consenso en la mejor manera de trabajar juntos en colaboración plena. 

Parte de los retos es buscar que haya sólo la fricción necesaria entre los enfoques opuestos para generar mayor productividad, dar voz y visibilidad a aquéllos que normalmente no lo hacen, dado que sus perspectivas no predominan. Finalmente tener especial cuidado de que los introvertidos y sensibles también aporten al equipo con la idea de que todos hacen contribuciones valiosas.

Al evaluarte a ti mismo y a otros, toma en cuenta los cuatro sistemas biológicos. Cuando entiendes dónde estás en cada caso, empiezas a entender mejor tu propia personalidad y el tipo de mezcla que tienes.

Si los jefes, gerentes y directores, identifican los estilos de trabajo de cada quien en sus equipos y sus características, pueden sacar lo mejor de ellos, mayor rendimiento y productividad, evitando confusiones, malos entendidos y las frustraciones resultantes. Varias empresas ya lo practican con éxito.

Es así como se puede capitalizar la inteligencia colectiva y hacer buena química.

 

LEER MÁS

  • 17/Julio/2017
Mejor pero insuficiente… ¿Y si lo hacemos de otra manera?

Por Jon Azua

En una semana plagada de noticias con fuerte contenido económico, merece la pena tratar de integrar una serie de mensajes de modo que facilitemos la comprensión de la posición en la que nos encontramos y, sobre todo, los desafíos que enfrentamos, así como nuevas rutas a explorar para superarlos.
 
Tomemos como punto de partida el informe presentado el pasado día 7 por la OECD (“Better but no enough” – “Mejor pero no lo suficiente”), de la mano de su Economista Jefe, Catherine L. Mann. Su mensaje puede resumirse de la siguiente manera: “Pese a que las apariencias sugieren un cierto repunte de las inversiones y el crecimiento global (en torno a un 3% general, un 2,0 en los países OECD y 1,8% de Europa), a que existen signos de aumento de la demanda de bienes de tecnología media-alta e inversiones de capital (si bien ralentizada por políticas “nacionales” temerosas), la PRODUCTIVIDAD permanece sin respuesta en su ya largo deterioro. La pérdida de empleo se concentra en sectores y países concretos y de forma mayoritaria en cualificaciones bajas, y la desigualdad en rentas y salarios se eleva de forma considerable”.
 
Este análisis concluye con la recomendación de “un llamamiento a aplicar políticas integrales que hagan que la globalización trabaje para todos, sobre la base de dos pilares clave: políticas internacionales y reformas domésticas que relancen la inversión y la I+D, fomenten la innovación, aceleren la competencia desbloqueando estructuras de privilegio y monopolio, generen empleo y doten de una cualificación adecuada a la potencial empleabilidad ofertable en los diferentes espacios laborales locales”.
 
Una vez más, un organismo internacional defensor y promotor de la globalización, no se resiste a destacar las insuficiencias de la apuesta sin matices (mercado y globalización) y la importancia del llamado “efecto local”, así como de una crítica (en lenguaje diplomático velado) a la paralización inversora y presupuestaria desde, sobre todo, los gobiernos, a lo largo del mundo.
 
No obstante, a una decena de miles de kilómetros, en Estados Unidos, el Presidente Donald Trump, a saltos entre incendio e incendio, presentaba su primer proyecto de presupuestos (previamente modificado ante la oposición del Congreso y, en especial, de muchos de sus correligionarios). El presupuesto venía subtitulado: “A new Foundation for American Greatness” (“Nuevos cimientos para la grandeza de América”). Desgraciadamente, lejos de suponer confrontar cambios estructurales necesarios, contenía expectativas irreales que en palabras de Mohamed A. EL-Erian (prestigioso economista ex CEO de PIMCO), no es sino “un persistente y prolongado fracaso en facilitar un mayor crecimiento inclusivo de la misma manera que lo han venido haciendo las economías avanzadas en la última década, con preocupantes consecuencias económicas, financieras, sociales, políticas e institucionales”.
 
Vivimos períodos de “lento crecimiento global” o, al menos, insuficiente para generar el empleo requerido, para mantener o mejorar la productividad y, en consecuencia, garantizar salarios elevados. Además, los beneficios de ese limitado crecimiento son dispares, pesimamente distribuidos, concentrándose en muy pocas manos y acrecentando desigualdades (personas, regiones, países).
 
Si la OECD, al igual que prácticamente todo Organismo que se precie, reclama cambios críticos en la orientación de las políticas a seguir, la realidad parece empeñada en anclarse en el modelo en curso, ante las dificultades que un “cambio radical” exigiría, bloqueando nuevas líneas de actuación. Nadie duda que los cambios estructurales que se precisan requieren tiempo (entre otras cosas) y, desgraciadamente, sus “dividendos a futuro” tardarán en llegar mientras que el “coste de las decisiones” se produce de inmediato, generando más parálisis o confortabilidad con el “dejar hacer”. Sabemos que cambiar el rumbo, o cambiar la mentalidad (académica, policy makers, sociedad) es tarea compleja y exige mucho tiempo. Adicionalmente, hoy debemos aceptar que no se ha terminado de entender bien del todo “qué es lo que determina el inesperado comportamiento triangular de la productividad, la inversión y los salarios”.
 
Pero siendo esto así, debemos reconocer las graves consecuencias negativas (¿e inesperadas?) de un bajo e insuficiente crecimiento inclusivo, que va más allá de los resultados económicos insatisfactorios hoy y que hipotecan la prosperidad futura.
 
Impacto negativo que erosiona a las instituciones, fomenta la desconfianza y mina la credibilidad de gobiernos, autoridades y “opiniones expertas” e incrementa la presión (negativa) sobre determinadas entidades (banca, sobre todo) o industrias y favorece reacciones generalizadas anti estatus quo o establishment, favoreciendo acciones e intereses individuales. El Manifiesto electoral de Jeremy Corbyn en el Reino Unido, en las elecciones de este jueves pasado, no es patrimonio laborista, sino reclamo universal “para todos y no para unos pocos”. No cambiar el rumbo supone, en definitiva, continuar profundizando en la crisis y sus consecuencias negativas, “malgastando recursos en fosos perdidos, perdedores, no competitivos, minando la capacidad inversora e innovadora en la construcción de un futuro distinto”, como afirmaba la propia Catherine L. Mann en una conferencia el pasado diciembre en la Universidad de Harvard.
 
Situación que afecta a todo el Orden Internacional y que, por razones desconocidas, favorece, en exclusiva, a quienes intentan mantenerse en el pasado con discursos de futuro, otorgando demasiados privilegios no asociales a los resultados observables en los responsables de gestión (Banca, Crisis, Bruselas, Gobernantes-Corrupción…).
 
Lo sorprendente es que quienes más cómodos están son los Mercados Financieros y de Capitales (gran liquidez global disponible, crecimiento bajo y lento que hace todo más predecible, baja remuneración al dinero, demanda del mercado que carece de alternativas atractivas).
 
En definitiva, se pierde la confianza en los “Centros Gestores Globales” y se reclaman nuevos espacios, más próximos y democráticamente controlables, con oferta de iniciativas y políticas alternativas.
 
Así las cosas, parecería que para nadie debe ser un secreto que la disparidad de estadios de desarrollo a lo largo del mundo es infinita (pese al pensamiento globalizador) y que pensar en un mando único que se mueve a igual velocidad, con similares valores, necesidades y cultura, no es sino un gravísimo error.
 
En esta línea, en los “Seminarios de Primavera” del Fondo Monetario Internacional, con “el futuro del trabajo” en discusión, el economista Jefe de Google, Profesor de Berkeley, Hal Varian, describía “La Paradoja de la Productividad” y, con ella, pretendía reconducir el debate en curso sobre el dilema “avance tecnológico = menos empleo” para llamar la atención sobre la baja productividad global fruto de factores demográficos (“lo que falta es gente para producir todo lo que el sistema global demanda”) al concluir el efecto de los “baby boomers” y el progresivo envejecimiento y retiro de la vida laboral, junto con estancamientos del crecimiento (al menos en determinadas regiones) y su efecto “no previsto y perturbador” de los salarios, increíblemente bajos, cuestionando las leyes de oferta-demanda. Hal Varian, insistía, también, en el lento proceso de llevar la tecnología al uso real del mercado en un gran gap entre tecnología y expectativas con su aplicación real y generalizada. Invitaba a “repensar la productividad, sus determinantes y los efectos interrelacionados con el mercado de trabajo (empleo, salarios y sistemas de protección), la inversión (en tecnología, capital humano, cohesión social) y la geo-localización distribuida (¿qué parte de las cadenas de valor hemos de acometer desde cada empresa, en qué lugar del mundo y en qué marco general de alianzas?), comprendiendo los “tiempos reales” para el largo trayecto idea-tecnología-uso y mercado”. De forma complementaria, Ruchir Sharma (“Fuerzas de Cambio en un mundo post Crisis”) insiste en que el boom innovador que hemos creído descubrir como mensaje en permanente crecimiento y promotor del bienestar inacabable, no era, “sino un chispazo”. Si no somos capaces, en el contexto actual, de entender y gestionar lo que él define como las 3 D’s responsables del parón de nuestro crecimiento: Despoblación laboral productiva, Desaceleración inversora productiva y en sistemas y tecnologías de la información y Desglobalización, trasladando la vitalidad a “nuevos espacios regionales y locales” a lo largo del mundo desde los que interconectar con políticas internacionales alineadas y sinérgicas, seremos incapaces de recuperar la confianza y proximidad necesarias para afrontar los problemas reales, demandas específicas y gestión de las políticas necesarias para dar respuesta a las demandas de sociedades desconectadas del mensaje globalizador y la cada vez menos entusiasta dirección centralizada de nuestros destinos.
 
Grandes debates, apasionantes reflexiones y líneas sugerentes para afrontar la “insuficiencia” que acompaña a los “mejores resultados y signos observables” transmitidos al inicio de este artículo. En todo caso, hay una cosa clara: sería recomendable acercarnos al futuro colocando el foco en las personas y su rol en sociedad, a la manera en que organizamos los recursos y el acceso a los mismos, más allá de una tecnología concreta que nos asuste o a la confortabilidad de mantener las políticas y mensajes que no han cumplido con las expectativas y desafíos de nuestra sociedad. Crecer, invertir, buscar el camino de la prosperidad no deja de ser cuestión de principios y valores, voluntad y decisión democrática, gobernanza y opciones solidarias inclusivas. El mundo, pese a todo, se mueve y una corriente imparable aspira a construir otros escenarios diferentes.
 
Todo un futuro de oportunidades (y empleos productivos) nos espera. Pero si insistimos en atrincherarnos malgastando recursos (tiempos, gestión, capital, mensajes) debajo de la farola encendida porque da luz y no del lugar en el que perdimos aquello que buscamos, encontraremos cualquier cosa menos el futuro que queremos.

 

LEER MÁS

  • 17/Julio/2017
Los problemas económicos de Rusia: ¿cómo los enfrentará Vladimir Putin?

Por Dr. Herminio S. de la Barquera y A.

En los primeros días de Junio, se llevó a cabo en Rusia el Foro Económico Internacional de San Petersburgo. La estrella de este año fue Alexei Kudrin, quien durante 10 años fue Ministro de Finanzas de Vladimir Putin, cargo al que renunció en 2011, aunque siempre se mantuvo como “parte del equipo”, como el mismo Putin ha dicho. Kudrin cumplió una tarea importantísima en este foro: encargado por el mismo Putin, fue el elegido para presentar un paquete de reformas económicas llamado “Estrategia 2035”, que busca revivir a la demacrada economía rusa. Kudrin es un personaje fuera de serie: viejo amigo de Putin, se ha manifestado incluso públicamente en contra de su política. Sin embargo, la amistad y la confianza continúan, por lo que no sólo fue el encargado de presentar el paquete de reformas, sino que está al frente de su realización. Este plan económico deberá estar listo para aplicarse después de las elecciones presidenciales de 2018, que, como cosa de mero trámite, Putin piensa ganar cómodamente.
El mensaje de Kudrin en el Foro es sombrío: la economía rusa está desordenada y se encuentra rezagada en comparación con el Occidente; Rusia debería adaptarse a las condiciones del mercado y encontrar su lugar en el concierto económico de las naciones. Pero para ello, es imprescindible que Rusia haga la paz con el exterior, pues si no, el país perderá, económicamente, esta década. “Necesitamos una nueva política exterior”, dice este experto, que ve un panorama más amplio en su análisis (cosa contraria a otros personajes actuales, como Trump, que tiene una reducidísima visión de las cosas). Sin embargo, “perder una década” es una afirmación muy suave: perdería más, pues desde la anexión de Crimea en el 2014, la economía rusa ha retrocedido a los niveles que tenía en el 2007, acumulando 8 trimestres al hilo en retroceso. En este año la economía ha vuelto a crecer un poco, esperándose que, cuando mucho, crezca un 1.5% y en el 2018 quizá un 2.5%, según el FMI. Ciertamente, el clima para las inversiones ha mejorado: Rusia ha dado un gran salto y está en el número 45 de los países en el listado de competitividad (México está en el 57), pero por otro lado, los nichos en los que se puede invertir se han achicado, de tal manera que el 65% de la capacidad económica rusa se debe a las grandes empresas del Estado. 
Kudrin quiere romper totalmente con este curso de la economía rusa, buscando aplicar las siguientes medidas:
-Vender las grandes empresas estatales, sobre todo las gaseras y petroleras
-Congelar las pensiones de aquí al 2035 y elevar la edad de jubilación (¡que actualmente es de 60 años para los hombres y 55 años para las mujeres!)
-Aumentar el presupuesto para educación y salud
-Reformar el sistema de justicia
Las probabilidades de que estas duras reformas sean aceptadas por Putin no las considero personalmente muy altas, puesto que ya sería el 4° intento, desde que Putin está en el poder (es decir, desde año 2000), de instaurar reformas económicas (ahí están los intentos, con distinta fortuna, de German Gref, de Elvira Nabiulina y de Dmitri Medvedev. Kudrin mismo afirma que seguramente no se aplicarán todas las medidas del paquete que presentó, pero sí “seguramente un 70%”. Posiblemente uno de los grandes problemas de la economía rusa tenga que ver con quienes están al mando: en el equipo cercano a Putin hay dos grandes grupos, acérrimos rivales entre sí. El primero, en cuyas manos están los Ministerios de Finanzas y de Economía y el banco central, está constituido por economistas de corte liberal; su modelo es el de las economías occidentales, amigos de la disciplina fiscal y de reducir al mínimo la intervención estatal en la economía, por lo que gustosos venderían todas las empresas estatales. El segundo grupo, también muy poderoso, es precisamente el de los representantes de las grandes empresas estatales, los menos interesados en que se vendan. Muchos de ellos fueron compañeros de Putin en sus tiempos de agentes de la KGB y echan en cara al primer grupo que “siguen los lineamientos de Washington”. Al parecer, Putin prefiere mantener un equilibrio entre estos dos grupos, en lugar de escuchar solamente a uno de ellos. ¿Hasta cuándo podrá durar esta situación?
¿Qué opina el pueblo ruso? Por un lado, es cierto que las empresas estatales son muy ineficientes. Se calcula que solamente el 9% de ellas introduce al año un producto nuevo al mercado, mientras que, a nivel internacional, esta cuota ronda el 40%. Pero por el otro lado, los rusos temen, con razón, que una privatización desencadene un caos como el de los años 90, cuando los grandes oligarcas se sirvieron con la cuchara grande en los procesos de privatización.
Por lo pronto, hay otro programa de reformas, el del millonario Boris Titow, llamado “Programa de Crecimiento”, y que también presentó en el Foro de San Petersburgo. Su recomendación: más deuda pública, menos intervención del banco central, que debe inyectar dinero a la economía y mantener al rublo artificialmente barato, para facilitar la exportación de bienes y servicios rusos.  Hasta donde se sabe, ambos proyectos ya le fueron presentados a Putin, pero no se sabe nada de alguna decisión que este haya tomado. De hecho, en su discurso en el Foro, ni una sola vez mencionó la palabra “reforma”.
 
Para terminar, agreguemos algunos datos para situar mejor el contexto ruso:
-PIB en México (2016): 944 983 000 000 de euros; Rusia: 1 157 043 000 000 de euros
-PIB per cápita en México (2016): 7 809 euros; en Rusia: 8 066.
-Deuda pública en porcentaje del PIB en México (2016); 58.1%; en Rusia: 15.94% (2015)
-Déficit público en México (2016): -27 249 000 000 de euros; en Rusia: -41 612 000 000 de euros (2015)
-Déficit público en porcentaje del PIB en México (2016): -2.88%; en Rusia: -3.38% (2015)
-Índice de corrupción (2016) en México: 30; en Rusia: 29
-Esperanza de vida (2015) en México: 76.92; en Rusia: 70.91
LEER MÁS

  • 17/Julio/2017
Debate y Recetas europeas: ¿estabilidad financiera, bienestar y/o competitividad?

Por Jon Azua

Si la crisis económica, el resultado del Brexit tras la antesala del referéndum escocés, el aún pendiente desenlace del caso Grecia y su progresivo rescate o las crecientes crisis sociales (migración, refugiados, desempleo, desigualdad…) y las diferentes voluntades, modalidades de desarrollo y desequilibrios internos, forzaron al Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a proponer un Informe Base sobre los hipotéticos escenarios (oportunidades, resultados previsibles y consecuencias) para elegir el camino a seguir por los Estados Miembro de la Unión, juntos, unos pocos asociados o en solitario, el documento aprobado por los líderes de la Unión el pasado 25 de mayo, celebrando el 60 Aniversario del Tratado de Roma, en torno al futuro de Europa (White Paper on the Future of Europe), venía a añadir complejidad (inevitable y real) a un proceso que se ha venido en llamar “Debates sobre el futuro de Europa”.
 
La propia Comisión Europea promueve diferentes debates temáticos pidiendo a los Estados Miembro, regiones, ciudades y partidos políticos, posicionarse sobre la base de un área de paquetes e informes “temáticos” con la pretensión de que todo un cúmulo de variables y objetivos sean tratados de forma convergente. De esta forma, se requiere determinar la dimensión social de la Europa del futuro, el rol fortalecedor de una economía y sociedad globalizadas, la profundización de una economía y política monetaria única, un nuevo compromiso protagonista en materia de defensa y seguridad y el futuro de las finanzas de la Unión. A esto, falta por añadir un buen número de Informes “parciales” sobre gobernanza, desarrollo inclusivo, pertenencia-relación de la Unión Europea con cada uno de sus Estados Miembro, entre ellos y, dentro de cada uno de ellos, el de los diferentes entes infra estados, naciones sin Estado o Ciudades (en sus diferentes modalidades de Ciudad, Mega Ciudad, Ejes o Polos y aglomeraciones, etc.).
 
Todo este enriquecedor, complejo e imprescindible debate, bajo principios de la máxima subsidiaridad-colaboración-convergencia posible, bajo criterios de cohesión social y territorial y al servicio de nuevos espacios de competitividad y bienestar. Un reto estratégico y funcional de enorme magnitud que, sin violentar las vigentes reglas de juego y reparto de derecho y poder político, permiten el derecho a veto o exigen, en la mayoría de los casos, mayorías reforzadas o unanimidad, en un marco burocratizado, con escasa capacidad de liderazgo y decisión, desde la profundidad de la cada vez más alejada complicidad con la sociedad europea.
 
En este interesantísimo momento y proceso en curso, hemos asistido a una semana con diferentes inputs a considerar. Nuestro Lehendakari ha visitado Bruselas para transmitir a Jean-Claude Juncker el posicionamiento inicial de Euskadi en el marco, al parecer, de la participación y colaboración en el ambicioso, sobre el papel, Plan de Inversiones de la Unión Europea de modo que Euskadi no solo sea parte del mismo, sino que asuma el protagonismo directo en la gestión de los temas relacionados con nuestras competencias. Posición más que relevante cuando a unos pocos kilómetros de distancia, España-Catalunya abordan sus diferencias alejándose de una opción dialogada que permita contabilizar la voluntad de la sociedad catalana para elegir su camino que, hasta hoy, no pretende dar la espalda a Europa, sino todo lo contrario. Mientras en Europa se abre un debate general para repensar el futuro, Rajoy-PP, en el el Estado español, se instalan en un peligroso estadio de espera pasiva amparados en las ventajas diferenciales de un veto ante el no cambio, acudiendo a todo tipo de instrumentos de presión como el último, puesto en marcha con la connivencia de la Justicia, medios de comunicación determinados y grupos de interés concretos, amenazando a empresas privadas (las públicas ya tienen instrucciones por definición) en caso de que presten sus servicios profesionales en cualquier tipo de asesoramiento, consulta, informe, contraste que pudiera ser objeto de análisis por la Generalitat. El insólito caso de prohibir a un gobierno democrático estudiar vías de mejora. ¿Debe todo gobierno esperar a que un gabinete concreto decida que es el momento de revisar el sistema de protección social, el obsoleto y anacrónico sistema de oficinas públicas de empleo, los mecanismos de financiación a disposición del desarrollo territorial, por ejemplo?
 
Adicionalmente, del otro lado del Canal y ante las próximas elecciones de Reino Unido, el inicio de negociaciones para gestionar el Brexit, parece enconarse con condiciones previas y, ¡ojo!, con exigencias comunitarias por incorporar a la factura de salida, no ya compromisos y pasivos reales, sino los documentos “programáticos, no realizables, indefinidos y consensuables” de lo que con excesiva frecuencia nos inunda la maquinaria de Bruselas en forma de planes, horizontes, políticas y manifiestos, ni finalistas, ni cumplidos en su gran mayoría, transformándose, mandato tras mandato, en un nuevo Plan con distinto nombre y sistema de gestión reconvertido, complicando su ejecución a la vez que igualando un determinado café para todos.
 
Bajo este marco, la semana también ha dado pie a un peligroso movimiento sobre el que deberíamos estar muy atentos: “Defendiendo a Europa: el caso de una mayor colaboración de la Unión en seguridad y defensa”.
 
Nadie puede cuestionar que el terrorismo y la proliferación de conflictos hace una Europa y un mundo cada vez menos hospitalario, más peligroso, más inseguro y que no podemos iniciar un mundo desde una postura “naif” como si no iría con nosotros. Pero el peligro de supeditar todo objetivo y estrategia vital a las decisiones de los halcones, al mando militarizado y a la justificación de la eliminación de libertades y decisiones y control democráticos al amparo de una “prometida” seguridad al 100%, no puede hurtarse de las decisiones democráticas, controlables. Venimos asistiendo a un discurso concertado desde diferentes áreas de responsabilidad (Ministerios, Estados Miembro…) preparando el terreno para las dotaciones extraordinarias de Fondos Presupuestarios prioritarios e inamovibles, para la defensa, explicando que Europa ha vendido la defensa a terceros (Estados Unidos), lo que no solo es una indefensión, sino que nuestra capacidad innovadora, minimiza el empleo, castiga a la I+D, debilita el desarrollo económico europeo y, por supuesto, nos hace más inseguros. En esta línea, no ya los Ministros de Defensa, sino la Vicepresidenta Mogherini, nos recuerda que “esta es la prioridad europea porque es la prioridad de los ciudadanos europeos”, o el Vicepresidente de Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, Jurki Katainen, pida más competencias presupuestarias centralizadas de modo que los recursos de los Estados Miembro, pasen al control y decisión “eficientes” de la Unión.
 
Esta colaboración ha saltado, temporalmente, por lo aires, tras la barbarie de Manchester por el mal uso de la información entre las policías y servicios norteamericanos filtrando “asuntos noticiables” a su conveniencia mediática. En paralelo, la visita de Trump a la OTAN, como si del viejo “Cobrador del Frak” se tratara, no ha hecho sino demostrar que las apuestas colaborativas en Defensa tienen límites y contrapartidas “soberanas” que han de contemplarse evitando entregas incondicionales o el aplauso a intervenciones unilaterales.
 
Y en este contexto, en Euskadi, el Forum Deusto y Orkestra han concluido su ciclo de conferencias y debates sobre “Bienestar y Competitividad” con una última mesa redonda con los Portavoces Parlamentarios Vascos. Como viene siendo natural en nuestro País, ambos reclamos (Competitividad en Solidaridad, Desarrollo Inclusivo) son compartidos y prioritarios y forman parte de la esencia de nuestras políticas públicas y estrategias de País. Ahora bien, la dificultad está en su alcance y contenido, en sus ritmos, en los compromisos y ejecución finales y al parecer, siempre en el marco de Europa. Un marco que ha de cambiar, necesariamente. Es, por tanto, una buena ocasión para aprovechar la ponencia parlamentaria debatiendo sobre autogobierno y un nuevo estatus político para incorporar la variable europea, preguntándonos cuál de la diferentes opciones y escenarios sugeridos por la Comisión, deberíamos defender.
 
Grandes retos y demasiadas preguntas pertinentes que si bien son de largo plazo, exigen hitos clave en el corto plazo que nos permitan avanzar hacia esa Europa de futuro, puestos en contraste con la publicación (menuda semana informativa) del ya tradicional “Paquete de Primavera” de la Unión Europea, que recoge el diagnóstico y control del estado del arte por los diferentes Estados Miembro, el grado de cumplimento de sus compromisos con la estabilidad económico-financiera y sus “recomendaciones”, parecería que los grandes debates, los enormes retos estratégicos, duermen supeditados al corto plazo, en revisiones trimestrales al servicio de variables macroeconómicas, a la espera de tiempos mejores. Recordemos que son muchos los Estados Miembro (como España) que, rescatados, siguen obligados a la aprobación de sus cuentas públicas por la mano oculta de la troika, que le sugiere reducir su déficit, profundizar en reformas en el mercado laboral, garantizar “la unidad de mercado”, romper monopolios de Colegios Profesionales, modificar su legislación y sistemas de contratación pública y flexibilizar y hacer eficientes sus sistemas de empleo. Por supuesto, por decoro, recuerda que el Gobierno español y su sistema judicial no hacen todo lo posible por eliminar o mitigar la corrupción. Ambos son también asuntos de sumo interés para los europeos, íntimamente relacionados con el autogobierno y controles democráticos, con el bienestar y la competitividad.
 
Recomendación macro e igualitaria, simpleza administrativa y prioridades financieras. Los retos del mañana, una vez más, parecen aplazados para el debate general de largo plazo.
 
Pero si algo ha vuelto a poner de manifiesto el debate político, ha sido, una vez más, la necesidad de no separar las políticas económicas, sociales, presupuestarias, etc. del debate sobre autogobierno, estatus País y política con mayúsculas. Bienestar y Competitividad implican instituciones, competencias, modelos, voluntades propias y diferenciadas. Algunos pretenden que todo se pueda hacer sin herramientas adecuadas, propias, bajo el mantra de las soluciones “globalizadas y centralizadas”. Este posicionamiento no puede ocultarse bajo el demagógico reclamo a no pensar, en verdad, en “las necesidades de los europeos” (y de los vascos), sino en discursos válidos para el corta y pega, generalizado y dominante, que consolida la confortabilidad de quienes hoy ya cuentan con su modelo.
 
Jon Azua | mayo 29, 2017 | Categorías: General | URL: http://blog.enovatinglab.com/debate-y-recetas-europeas-estabilidad-financiera-bienestar-yo-competitividad/
LEER MÁS

  • 17/Julio/2017
“Millennials y Centennials”: ¿Opciones para la revolución digital?

Por Jon Azua

En un pequeño corro de amigos coincidentes en un encuentro empresarial celebrado esta semana, departíamos de manera distendida sobre el momento que vivimos, bajo un eje y diagnóstico compartido: El mundo parece estar “descacharrado”, a la vez que su complejidad lo hace interesante y apasionante.
 
Si el Papa Francisco y, con él, otros muchos analistas advierten que estamos instalados en una Tercera Guerra Mundial deslocalizada, por lo que parecería que no la percibimos y actuamos como si no fuera con nosotros, salvo que padezcamos uno de los miles espacios de conflicto real existentes, o si algunos pretenden asociar sinónimos simplistas y falsos en torno a una supuesta asincronía: Populistas o Demócratas, entendiendo que se es demócrata si asumes la globalización de algunos, sin matices, o al contestarla y cuestionarla pasas a formar parte de los antisistema y xenófobos del populismo. Si apoyas el europeísmo francés de Macron, otorgas un voto en blanco a lo que decidan hacer unos pocos en Bruselas y su traslado de obligado cumplimiento a todo ciudadano de la Unión. Si te comprometes con la revolución digital y el movimiento 4.0, atentas contra el empleo y si exiges disciplina, rigor, compromiso, responsabilidad, resultados, perteneces al colectivo retrógrado y conservador del pasado. Si eres un joven emprendedor que promueve un proyecto individual subvencionado con capital de autoempleo más que de empresa, eres alabado por la sociedad, jaleado por los medios de comunicación, pero si sacas el proyecto adelante, lo haces crecer y generas riqueza y beneficios y lo conviertes en una verdadera empresa, eres un “neoliberal” y empresario “explotador e insolidario” por definición. Y así, sucesivamente.
 
Tras este enriquecedor aperitivo, ya entrados en el coloquio del citado encuentro, uno de los temas destacados giró en torno a la economía e industria digital.
 
En palabras de la Consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia, “la revolución 4.0 no es una opción” con lo que animaba al empresariado y público asistente a redoblar esfuerzos en torno a una inevitable transformación. A escasos metros, en la mesa institucional que compartían, otras voces advertían que “el empleo que podemos ofrecer no encuentra la formación adecuada en la población desempleada y se verá agravada en los próximos años debido al impacto tecnológico” y trasladaba el compromiso y rol formativo del trabajador del futuro a la empresa.
 
Expuestos así, estos diferentes puntos de vista están en el centro de un debate constante a lo largo del mundo, haciendo que lo que sí sea una opción, es la manera en que todos y cada uno de nosotros afrontamos dicha revolución digital en el marco de un  complejo escenario, en aparente confrontación entre las oportunidades que ofrece y las amenazas que pudiera suponer lo que lleva, por ejemplo, a algunos países y gobiernos a crear un “impuesto al desempleo tecnológico”, a cargar a aquellas empresas que inviertan en tecnología (digitalización, automatización, robótica, inteligencia artificial…) sustitutiva de “mano de obra” en contraste con la cada vez más extensa e imparable apuesta por nuevas políticas públicas de sensibilización, impulso, inversión y avance hacia el nuevo universo de la llamada Revolución 4.0, más allá de la imprescindible Industria 4.0, Nueva Manufactura o Smartización de la Economía. Todavía ayer, en Madrid, una asociación española de empresas multinacionales urgía al Presidente del Gobierno español a abanderar todo un pacto por la innovación digital, a comprometer presupuestos permanentes en su financiación y a “unificar” fondos evitando despilfarro y duplicidades (se supone que cuando algunas de ellas se mueven en el mismo espacio que otras lo que hacen es competencia sana y nunca despilfarro, copia o seguimiento duplicado…y en sus países origen se nutren de un fondo único y centralizado para sus inversiones) proclamando la importancia de la marca España tras sus proyectos innovadores.
 
Por el contrario, la opción vasca que explicara la Consejera, detallaba su reciente apuesta regionalizada en Alemania y sus alianzas con Baviera o la propia Unión Europea a través de su Comité de las regiones. Efectivamente, la revolución digital no es una opción, pero el cómo abordarla y qué hacer con ella sí que lo es.
 
De una u otra forma, vivimos ya, una Cuarta Revolución Industrial en la que, por encima de todo, el factor capital y trabajo han dado paso al conocimiento y talento como referentes esenciales. La tecnología cobra fuerza (hoy más que nunca) como elemento facilitador y acelerador de un cambio, siendo su uso o aplicación perverso o beneficioso para la humanidad. De allí la importancia en la opción a tomar. Por encima de todo, simplificando, podemos insistir en que “la tecnología se compra en el supermercado”, por lo que la verdadera ventaja diferencial pasa por poner el acento en el qué, cómo y cuándo hacer las cosas (personas, empresas, gobiernos, países y la totalidad de agentes implicados) más que en la propia tecnología en sí misma. ¿Qué modelos de negocio, de empresa, de país y qué políticas y estructuras de gobierno hemos de redefinir atendiendo al grado de uso de las nuevas tecnologías y oportunidades disponibles? Y una vez más, hemos de volver a la complejidad integradora de todos los ámbitos de actuación en el diseño de una estrategia con un propósito determinado evitando actuaciones aisladas. Así, si destacamos la “Innovación” como el gran motor-apuesta de país, el “Emprendimiento” como la solución y panacea de generación de riqueza, crecimiento y empleo, la “Internacionalización” como la fuente aceleradora (e indispensable o inevitable) para sobrevivir en una economía mundializada, no podemos olvidar que todas (y alguna más) estas áreas de actuación son piezas integrables en una Estrategia y propósito a perseguir e implementar y que, o son CREATIVAS, o no serán capaces de promover el cambio necesario. Si confiamos en la CREATIVIDAD, a cuyo servicio están las nuevas herramientas de la revolución del conocimiento en curso, podemos transitar hacia escenarios disruptivos y no a temerosas proyecciones del estatus quo. Es la propia innovación, el uso de la tecnología y la esencia de esta nueva revolución del conocimiento lo que nos debe animar hacia un optimismo activo con el que transitar los desafíos. En esta línea, la reconfortante lectura del último Informe de INDEX (Organización danesa sin ánimo de lucro con la misión de “inspirar, educar y comprometer en el diseño de soluciones sostenibles a los desafíos globales para mejorar la vida”) destaca, como no podía ser de otra manera, el peso de la tecnología como uso de los factores relevantes en las potenciales soluciones propuestas, si bien se pone el acento en su uso facilitador de plataformas innovadoras que inciden en nuevos espacios, como la realidad virtual, la inteligencia artificial, la innovación social y la gestión multi-variable, al servicio de la salud, de la educación, del cuidado y bienestar de las personas, de la transformación de las ciudades, del ocio y el trabajo, y, en definitiva, del desarrollo humano, anticipando todo un “universo de nuevos empleos y fuente de riqueza y bienestar para las próximas generaciones”. Todo un mundo por crear. Un mundo aún inexistente y ausente de las estadísticas anquilosadas del paro registrado, tan fríamente distorsionado por los servicios públicos de empleo, y, desgraciadamente, de gran parte de nuestro sistema educativo, empresarial y de gobierno.
 
En este mundo en transformación, resulta interesante acercarnos a la información con ópticas diferentes a las habituales. Es el caso, por ejemplo, de un trabajo de investigación de Bank of America/Merrill Lynch (“New kids on the Block: Millennials and Centennials”). El proyecto forma parte de un intenso esfuerzo de investigación sobre personas y colectivos, innovación, gobernanza, mercados y el mundo “global y regional” en el marco de lo que concibe como el “atlas para cambiar el mundo”. Si bien su propósito es el de aportar tan amplio conocimiento a la identificación de áreas y oportunidades de actividad futura, empresas ganadoras en las que invertir en los diferentes mercados de capital, la información observable y su rigurosa clasificación, permite ver un mundo en cambio extraordinariamente relevante. El citado Informe focalizado en los Millennials o Generación Y (población entre 19 y 35 años) los relaciona con la Generación Z o Centennials (de 0 a 18 años), ya que ambos estratos suponen el 60% de la población mundial sabiendo, además, que estos segundos, 2,4 billones de personas vivirán, previsiblemente, cien años en determinadas regiones y economías. Y son precisamente estos colectivos quienes conviven, de forma innata y normal, con la diversidad, la sostenibilidad, la “globalización”, las tecnologías disruptivas, nuevos conceptos y modelos de empresa, de propiedad, de “negocios”, de empleo, de educación, de emprendimiento, de política y gobernanza. Son “digitales nativos” y la llamada “disrupción tecnológica” es y será para ellos algo normal que forme parte del paisaje cotidiano (antes de cumplir 10 años poseerán un Smartphone de última generación que consultarán una media de 50 veces por día, usarán los mensajes instantáneos y los emoticonos en lugar de la escritura para comunicarse…) pero, a la vez, por primera vez en la historia, esas generaciones Y y  Z, convivirán con otra (mayores de 65 años) que les superará (en el 2020) en número, con tasas de fertilidad y reposición en claro y profundo declive excepto en África. ¿Qué opciones tomaremos para estos colectivos con culturas, sueños, habilidades y demandas dispares? ¿Dejaremos que la “nueva revolución sea de ellos” (entendiendo como tal el mundo tecnológico digital) en exclusiva o, por lo contrario, tomaremos opciones de cambio en nuestros modelos empresariales y de desarrollo económico, en vivienda, transporte, pensiones, educación, salud, ciudades, mercados laborales, finanzas, inversión y gobiernos? ¿Qué productos, bienes y servicios quieren, querrán o necesitaremos los diferentes grupos y colectivos?
 
Efectivamente, como bien decía la Consejera, “no es una opción”. No es una opción para el colectivo empresarial (industrial y de servicios) al que se dirigía y a cuyo servicio de “acompañamiento e impulso” está enfocada la estrategia Industria 4.0 del Gobierno. Pero tampoco debe ser una opción para el conjunto de las Administraciones Públicas que parecerían suficientemente confortables por el hecho de una “natural” oleada de sustitución, por edad y jubilación, de sus plantillas funcionariales, anunciando “Concursos Oposición”, masivos, para “cubrir y reponer” las mismas plazas que han de quedar libres. ¿No merecería la pena optar por el complejo y arriesgado camino de repensar las Administraciones del futuro, los nuevos roles que hubieran de corresponder, los perfiles de esa economía digital y del conocimiento natural/disruptivo bajo modelos de empleabilidad adecuados a la “nueva normalidad” que está por venir y romper, por ejemplo, con el dualismo entre empleo fijo de por vida para unos y desempleo, precarización o “empleo de mercado” para otros (la mayoría de la población)?, ¿no es momento de repensar y redefinir las empresas, su propiedad, sus modelos de negocio?, ¿no es momento de repensar nuestros sistemas educativos (por ejemplo, “simplemente” preguntándonos si el “problema” con los becarios no tiene mucho que ver con la propia reforma de los planes de estudio de Bolonia y la obligatoriedad de incluir meses de prácticas, ni retribuidas, ni debidamente programadas o coordinadas con las empresas, ni tuteladas, ni monitorizadas desde las propias Universidades que las incorporan, obligatoriamente, a su Curriculum)?, ¿no es el momento de “filtrar” los proyectos de nuevos sistemas tributarios con estos nuevos requisitos de la “nueva revolución” e incorporar cargas y beneficios, estímulos, recaudación y direccionamiento del flujo de la actividad económica y generación y distribución de riqueza?
 
No es opción. La Revolución 4.0 está aquí. Si es una opción elegir la posición a tomar.
 
Tenemos por delante todo un desafío, pero, sobre todo, un prometedor escenario optimista. Todo un mundo de oportunidades desde una enorme disponibilidad de herramientas y plataformas para hacer un buen uso de la tecnología, desde la innovación, la creatividad, el talento y la estrategia. Como siempre, depende de nosotros. Nunca como hoy (y mañana) tendremos a nuestro alcance tantas fuentes, conocimiento y medios para generar novedosos empleos de valor añadido al servicio de verdaderos (novedosos también) sistemas de bienestar. Generaciones X, Y y Z tenemos un papel que jugar y múltiples opciones para elegir.
 
Jon Azua | mayo 15, 2017 en 10:13 am | Categorías: General | URL: http://wp.me/p4acJt-cJ
LEER MÁS

  • 17/Julio/2017
El crecimiento económico de Europa supera al de Estados Unidos.

Por Dr. Herminio S. de la Barquera y A.

La economía europea creció en el primer trimestre del año más del doble que la de los Estados Unidos, pues el Producto Interno Bruto de la región creció, frente al trimestre anterior, en 0.5%. El año 2016 cerró también con un crecimiento en el último trimestre de 0.5%, frente a un esperado 0.4%.
Hay tres factores que han ayudado en este desarrollo: el tipo de cambio, con un euro más barato (aunque los mexicanos no podamos creer esto), ha permitido el aumento de las exportaciones; el consumo privado ha aumentado, aunque no mucho, pues la inflación ha crecido más de lo esperado; y las cifras de desempleo han mejorado notablemente.
España ha sido el país que más se ha destacado en esta etapa, con un crecimiento en el trimestre de 0.8%, mientras que Francia logró sólo un 0.3%. De todas formas, si el próximo domingo triunfa en las elecciones de la segunda vuelta el candidato Emmanuel Macron, los mercados lo recibirán con júbilo, pues las oportunidades de realizar reformas que favorezcan la situación del mercado laboral serán más evidentes, por lo que la economía francesa podría recuperarse. De Alemania se espera un crecimiento en el siguiente trimestre de un 0.5%, aunque las estimaciones se conocerán la próxima semana.
Este buen inicio de año podría traducirse quizá en que el cálculo de crecimiento para la “zona euro”, en todo el 2017, que se estima en 1.8%, se pueda corregir hacia arriba.
En donde la economía se ha comportado claramente de forma preocupante es en Gran Bretaña: en el primer trimestre de este año creció sólo en un 0.3%, frente a un 0.7% del último trimestre de 2016. Esto quiere decir que creció a la mitad de lo que vimos a fines del año pasado, un resultado peor que el esperado. La economía inglesa se había mantenido hasta ahora más o menos saludable gracias al consumo privado, mientras que los empresarios frenaron sus inversiones casi en seco, ante la incertidumbre del proceso de salida de la Unión Europea; sin embargo, debido a que la libra esterlina no se ha logrado recuperar desde que se dieron a conocer los resultados del referendo del año pasado (“Brexit”), la inflación ha crecido como pocas veces se había visto: en Febrero de 2017, comparado con Febrero de 2016, la inflación creció en un 3.2%, lo cual acabará por frenar el consumo privado. Todo esto quiere decir que los ciudadanos ingleses ya comienzan a sentir en el bolsillo, en donde más duelen los golpes, los efectos de la próxima salida de su país de la Unión Europea. Sin embargo, por otro lado, la debilidad de la libra inyecta vigor al debilitado sector exportador inglés, que tiene muy buenas condiciones para sentirse más optimista que nunca. 
De todas maneras, el asunto del Brexit sigue dividiendo a los ingleses, aunque menos que en época del referendo. Una encuesta publicada hace unos días por el instituto demoscópico “YouGov” muestra que, de quienes votaron el año pasado por la salida de la Unión Europea, un 45% consideran que fue un error votar como lo hicieron, 43% siguen convencidos de que actuaron correctamente y un 12% se muestra indeciso. Demasiado tarde…
Del otro lado del océano, un fenómeno que ha llamado la atención de los especialistas es el hecho sorpresivo de que la economía estadounidense se haya frenado paralelamente a la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump. Esto es: de Enero a Marzo, la economía más grande del mundo creció en el primer trimestre del año 0.7%, calculado sobre el año 2017. Este es el crecimiento más débil en tres años, máxime cuando se calculaba que fuese del 1.2%. Trump ha declarado que desea reactivar el mercado laboral, si bien el estado de salud de este último ha mejorado notablemente desde hace ya un buen rato. Parece que Donald Trump sigue con problemas para identificar áreas que en verdad requieran de atención. De todas maneras, especialistas de Fondo Monetario Internacional confían en que la economía estadounidense crecerá en este año un 2.3%. 
Todo lo anterior quiere decir que la economía mexicana tiene buenas oportunidades de explorar el mercado europeo y aprovechar las condiciones nuevas que muestran países en crecimiento, como España y Alemania, o incluso países que se enfrentarán pronto a retos importantes en materia económica, como Inglaterra. Los ingleses están dispuestos a incentivar sus exportaciones, aprovechando el tipo de cambio de la libra esterlina. Además, una vez fuera de la UE, Inglaterra necesitará urgentemente socios comerciales, y México puede aprovechar esta necesidad, una oportunidad única para diversificar sus mercados y poner los pies de manera más firme y decidida en el viejo continente.

 

LEER MÁS

  • 17/Julio/2017
La Resiliencia ¿Qué es eso? ¿Por qué es importante para las empresas?

Por Dr. José Alfredo Miranda

Se dice que la resiliencia es la capacidad de adaptarse bien al cambio, la habilidad de reponerse de situaciones adversas y la competencia para mantenerse y sobrevivir ante situaciones desfavorables. 
Al observar el mundo post-moderno, el conocido escritor Gary Hamel percibe que se está abriendo una brecha cada vez más grande, entre el veloz crecimiento de la turbulencia en todo el planeta y la capacidad de las empresas y organizaciones de volverse resilientes. Afirma que en una época turbulenta la única ventaja digna de confianza en una empresa es tener una capacidad superior de reinventarse, de reinventar el modelo de negocio antes de que las circunstancias le obliguen a hacerlo.
El estudio global llevado a cabo por el IBM Institute of Business Value con más 5,247 ejecutivos de 21 industrias diferentes en 55 países reporta que el alcance, velocidad y tamaño de los retos que enfrentan son brutales, tanto por la disrupción tecnológica, como por los cambios en el entorno y la creación de nuevos modelos de negocios.
La Organización Mundial de la Salud menciona el estrés como la peor epidemia del Siglo XXI. Muchos empleados ven su trabajo como la principal causa de estrés y el vivir permanentemente conectados, con trabajos muy demandantes y experiencias multiculturales pueden materialmente agotar a una persona o quemarla, como decimos coloquialmente.
Un estudio longitudinal con más de millón y medio de empleados en 185 países con más de 4,500 empresas distintas, patrocinado por Global Corporate Challenge, encontró que más del 75% de la fuerza laboral experimenta niveles de estrés de moderado a alto y 36% extremadamente alto. Sólo el 39% reportó niveles moderados de estrés. Sin embargo, hay que reconocer que hay ciertos niveles positivos de estrés conocidos como eudemonía  que pueden incrementar la productividad, provocando el contribuir con lo mejor de uno mismo y responder con alto rendimiento, para lo cual también hay que fortalecer la resiliencia. 
En una reciente encuesta hecha en Inglaterra, preguntándoles a los colaboradores de diversas empresas cuáles eran los retos más importantes en sus propias vidas para incrementar su resiliencia y afrontar los cambios y las adversidades, sorprendentemente en más del 75% de los casos, su respuesta número uno fue “la complejidad de gestionar a sus propios compañeros de trabajo y las politiquerías de la empresa.” Añadieron que esto era lo más que más desgastaba sus reservas emocionales e incrementaba su propio estrés. Las conclusiones respaldan a que gran parte de los factores que generan mayor estrés y tensión en la persona, pueden ser sus propios entornos de trabajo y la cultura de la organización.
PARA MEJORAR LA RESILIENCIA
Construir y favorecer la resiliencia de los líderes, los equipos directivos y de todos los colaboradores de las empresas es pues un tema prioritario, porque el ritmo y frecuencia de los cambios y la propia dinámica del entorno y por ende de las organizaciones nos está retando continuamente, enfrentándonos a situaciones nuevas y variables que requieren más y más resiliencia. 
Varios expertos del tema como Farson y Keyes apuntan a que estudiar los acontecimientos, favorables o no, con resultados positivos o no, se puede convertir en aprendizajes y experiencias positivos. En este sentido los líderes pueden crear un ambiente constructivo al derribar barreras burocráticas que los separan de sus colaboradores acercándose a ellos, admitiendo sus propios errores, entendiendo los propios y adoptando más que una postura de culpables o inocentes, una mucho más metódica que les permita analizar  y comprender a fondo lo que está sucediendo y cómo se puede aprender de esos acontecimientos y enfrentarlos exitosamente.
Martin Seligman, el conocido psicólogo de la Universidad de Pensilvania, propone que las empresas y organizaciones pueden y deben ayudar a sus propios miembros a ser más resilientes. Estadísticamente el 90% de las personas afirma que la resiliencia viene de sus propias reservas, el 50% de sus relaciones y menos del 10% sostienen que las obtienes de las empresas donde trabajan.
Rich Fernández , en un reciente artículo publicado en Harvard propone cinco maneras de mejorar la resiliencia personal: 
1)Primero, ejercita tu mindfullnes, es decir, tu capacidad de poner atención y conciencia plenas, estando realmente presente y enfocado: pensar, hablar, escuchar y actuar conscientemente, aquí y ahora, apagando los distractores y ruidos internos y externos. 
2)Segundo, aprende a separar, clasificar y discriminar tus cargas cognitivas. Recibimos más de once millones de bytes por segundo de información, de modo que si aprendes a discriminarla, reduces tu estrés de manera exponencial. 
3)Tercero, toma recesos con la frecuencia necesaria. Aprender a desenchufarte o desconectarte en ciclos de más o menos noventa minutos. Te da claridad mental y enfoque, despertando tu creatividad al recuperar tus energías. 
4)Cuarto, desarrolla tu agilidad mental. Esto implica tener la capacidad de cambiar en nuestras redes neuronales, que es donde experimentamos el estrés, el responder a la situación o a la persona, en lugar de reaccionar. Esa agilidad implica hacer una pausa, observar la experiencia o el acontecimiento desde un punto de vista neutral. Es como dar un paso atrás, reflexionar y escoger sabiamente cuál es la mejor respuesta.
5)Quinto, mejora tu capacidad de ser compasivo, de ser empático, no sólo contigo mismo sino con los demás.
 
El papel de los líderes es fundamental para fomentar una cultura que favorezca la resiliencia. Aquí hay cuatro recomendaciones para fortalecer la resiliencia en las empresas desde el punto de vista de los líderes: 
Primero, las personas florecen y prosperan a raíz de los eventos positivos y de los éxitos, especialmente al principio de su vida laboral o de su carrera profesional, por lo que hay que reconocerlos y motivarlos intrínseca y extrínsecamente. Segundo, Las personas avanzan y se desarrollan observando y aprendiendo de otras, hay que propiciar esos tiempos y espacios para cultivar el aprendizaje. Tercero, es fundamental dar apoyo, aliento y acompañamiento a nuestros colaboradores. Mostrar con hechos que las personas nos importan es clave para su identidad y para su resiliencia futura. Cuarto, ayudar a manejar el estrés personal de los que laboran con nosotros es clave para mejorar su resiliencia.
No cabe duda que una empresa resiliente tendrá mejor capacidad de enfrentar los retos, sobrevivir, evolucionar, adaptarse y triunfar en el futuro.
                                                                                                                                                              
1.Estado de satisfacción debido generalmente a la situación de uno mismo en la vida.
2.Rich Fernandez es co-fundador de Wisdom Labs, www.wisdomlabs.com.
LEER MÁS

  • 17/Julio/2017
¿CRECER para TODOS?

Por Jon Azua

El tradicional encuentro anual del Gobierno alemán con el triunvirato Internacional (Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial y Organización Mundial del Comercio), celebrado esta semana en Berlín, ha servido para presentar el Informe conjunto de los tres Organismos Internacionales en defensa y valoración positiva del comercio y el crecimiento, si bien alertando de los resultados y enfoque negativo que la práctica ha provocado al marginar a diferentes países, comunidades y personas.
De esta forma, “Making Trade an Engine of Growth for All” (“Haciendo del Comercio un vector del crecimiento para todos”) se convierte en el nuevo reclamo hacia una renovada concepción de las políticas mundiales al servicio de la llamada “Globalización Inclusiva”.
Si bien no sería justo desconocer que la dimensión social y el carácter inclusivo asociable al libre comercio han estado presentes en los debates, documentos y preocupaciones-sugerencias en múltiples trabajos de las tres entidades mencionadas, sí podemos destacar su limitada contundencia matizadora de la Globalización, el libre comercio y las recomendaciones de la política general y global más dirigidas al club del G-20 y un recetario uniforme que hacía la observación de las economías domésticas, las políticas facilitadoras del ajuste-austeridad penalizador del desarrollo y empleo de los últimos años de crisis y de los efectos negativos directos que, de forma intensiva, han supuesto para mitigar desigualdad, pobreza y exclusión. Actitud, recomendaciones e intervenciones qué, a lo largo del tiempo, han jugado un papel más que controvertido.
Si bien es verdad que cada una de estas Instituciones, ampliamente interrelacionadas, tienen objetivos y mandatos diferenciados (“abrir el comercio y velar por su ajuste a reglas previamente acordadas”, “combatir la pobreza en el mundo no desarrollado favoreciendo el crecimiento”, o “garantizar la estabilidad monetaria y financiera”), y que, en principio, sus recomendaciones o Informes no tienen valor imperativo, su propia configuración y membresías, sus fondos y recursos provenientes de las cuotas de los países miembro y el rendimiento de sus operaciones financieras y asistencias técnicas, y el origen y asignación de sus funcionarios y dirigentes cuyo acceso proviene básicamente, de la cuota País y, en definitiva, de las decisiones de los gobiernos según el peso relativo de su  PIB, se han convertido, en la práctica, en el guion de obligado cumplimiento más allá de sus cometidos iniciales. Debates aparte, la realidad es que sus programas y recursos han vivido excesivamente concentrados en la Macroeconomía, obviando la necesaria implementación diferenciada de políticas a lo largo del mundo, escasamente preocupados por los Agentes Transformadores reales en cada país, sobre el que actúan y confiando en la obtención de resultados espontáneos fruto del “bonismo” de declaraciones generales, de una excesiva confianza en la fuerza de arrastre de beneficios globales “para todos” tras un concepto de globalización, escasamente matizado, explicado y evaluado. Así, tras sus informes y mensajes, sus llamados “equipos y hombres de negro” han provocado la implantación generalizada de medidas comunes (o iguales) para economías, gobiernos, situaciones, Instituciones, necesidades y tiempos diferentes, lo que, desgraciadamente, ha terminado llevando al ánimo de gobiernos, parlamentos y agentes económicos y sociales la idea errónea del “pensamiento único”, de la separación entre economía y política, del final de las ideologías y de la receta replicable a todos y en todo momento, determinando la fijación de políticas y presupuestos públicos. Entidades que, pese a que pudiera parecer que llevan toda la vida entre nosotros, nacieron en 1944 como consecuencia de los acuerdos de Bretton Woods, focalizadas en la inflación, el peligro de las devaluaciones sucesivas y la inestabilidad monetaria y financiera de postguerra, como apuesta de solución para un necesario y deseado proceso de reconstrucción. Entidades que han contribuido, sin duda, a significados logros apegados a sus objetivos fundacionales pero que, a la vez, han condicionado en exceso un mundo “plano” irreal.
Hoy con este nuevo Informe (de gran interés y rico contenido), se pone de manifiesto una realidad que venimos padeciendo, día a día, País a País y, desgraciadamente, persona a persona: un desigual impacto del mantra globalizador. Así ya en la pasada reunión semestral del FMI en Washington, el octubre pasado, su directora, Christine Lagarde, llamaba a la acción para impulsar el crecimiento (“Por favor, hagamos de la globalización algo diferente, que funcione para todos y prestemos mayor atención a aquellos que están ante el riesgo de perder todo, ya sea a causa del comercio internacional, de la tecnología, de la economía digital, de la carencia educativa… o aislamiento de las políticas de ajuste…”).
Como la gran mayoría de los movimientos en favor de un desarrollo o crecimiento inclusivo, que se propagan (afortunadamente) a lo largo del mundo, entre los relevantes saltos cualitativos se da el que no es un discurso voluntarista de movimientos y/o entidades sin ánimo de lucro, con limitados recursos que garanticen su acción sostenible o fruto de “causas nobles” anti sistema, sino que surgen y se organizan desde aquellos con la mejor capacidad de movilización de activos facilitadores del cambio. Desde quienes aspiran a construir nuevos modelos de desarrollo económico y social, quienes observan un mundo diferente, quienes aspiran a una nueva ideología económica y social, o quienes persiguen nuevos modelos de negocio o inclusivo, o reorientar un capitalismo dotándole de alma (esa alma que debe mover los mercados para no convertirlos en un zoco sin ley). El Informe en cuestión pretende salvar el comercio superando la creciente propagación de numerosos obstáculos, evitar llevar al estado de ánimo de la Sociedad, gobiernos, empresas y agentes económicos y sociales la idea de que la culpa de todos los males está en  la estabilidad monetaria y financiera, en el intercambio de bienes, servicios, capital y trabajo, en la movilidad, en la búsqueda del equilibrio financiero y la internacionalización, o que los cambios tecnológicos, la innovación y otros muchos factores asociados sean irrelevantes para el empleo, la riqueza y el bienestar. Es, en todo caso, un Informe que pretende reivindicar las bondades del libre comercio si bien reconocer los efectos perversos y negativos que, también, ha generado, invitando a la redefinición de una nueva Globalización Inclusiva. Convencidos de las bondades para el crecimiento como objetivo destacan los resultados positivos que ha aportado, pero pone el acento en el desigual reparto de beneficios y pérdidas que ha generado. De allí su apuesta por una Globalización Inclusiva y de nuevas “políticas facilitadoras del ajuste”, en un momento que califica de crítico, no ya solo por el claro descenso de las reformas hacia el deseable libre comercio, el rebrote proteccionista generalizado y “descontrolado” o el descenso temido de la productividad y generación global de rentas, unidos a una cada vez mayor concentración de poder, fuerza y riqueza en pocos países. Sostiene que no se pueden seguir aireando los beneficios en términos de bienestar, productividad, competencia, innovación, etc., si, a la vez, se excluye y margina, país a país, región a región, barrio a barrio y persona a persona. Este es el nuevo reclamo fundamental: hacer del crecimiento, del libre comercio y de una internacionalización bien entendida, un motor de bienestar, inclusivo y para todos.
Todo un compromiso que, como ya indicaba, se dirige a la acción y, sobre todo, a la política doméstica. Una vez más se necesita cambiar el foco y volver a una microeconomía que sufre su pobreza y desigualdad en casa, que observa la desaparición de empleos en el día a día, que necesita agendas, políticas y soluciones inmediatas y próximas a los grandes desafíos (oportunidades y amenazas) de las nuevas tecnologías, de la digitalización, de la velocidad transformadora, de la mundialización, de la cada vez más relevante (y razonable) demanda de los “países compradores y su propio interés de desarrollo endógeno”, de la inevitable transformación de sus sistemas educativos (en casa y para casa y no solamente para formar ejecutivos globales para la City o Shanghái), que demanda sistemas de salud, vivienda y protección social “portables” en y desde casa para atender sus necesidades reales y directas. Una llamada a políticas domésticas con visión mundializada compartible y no un ajuste de “bloques”, genérico y único, sin saber muy bien quien es el destinatario y beneficiario del mensaje.
Es, en definitiva, un Informe, potente y de cambio. Dirigido al Comercio y a la Globalización, pero, sobre todo, a nuevos Foros. A los países y no tanto a los bloques, a los gobiernos próximos a las necesidades de sus ciudadanos, a nuevos interlocutores y a nuevas formas de organizar sus Administraciones y Servicios Públicos, sus relaciones de valor compartido con las empresas, sus prioridades y estrategias. Un nuevo llamado a repensar sus “n” mercados de trabajo, plenamente integrados con sus sistemas educativos y de bienestar. Es, ante todo, no un tiempo para intercambios o elecciones entre apertura comercial e inclusión. Es irremediablemente, tiempo para conseguir ambos objetivos a la vez. Y, obviamente, no caerán ni del cielo, ni desde la escucha y no implementación activa de los discursos del G-20. Sin acciones concretas de promoción y soporte, “a pie de calle” no tendrán efecto alguno. Tiempo de aproximar la lupa al empleo, a las políticas activas necesarias e inmediatas, a evaluar los costes y gestión de las medidas pasivas, la protección y seguridad social y la educación asociada en un amplio sistema de bienestar (educación, salud, servicios sociales, vivienda). Y, por supuesto, a la igualdad de oportunidades para el empleo sostenible (público y privado, y no solo público). El Informe mencionado tiene la virtud de identificar un buen catálogo de áreas de actuación recomendables. No para asumir, una vez más, recetas de “corta y pega”, sino para su análisis y, en su caso, apropiación e implementación local.
Nuevos enfoques, transformación de políticas públicas y, por supuesto, “nuevos modelos de negocio” de las empresas, para un mundo diferente al que las etiquetas globalizadoras del pasado se empeñaron en uniformizar. No hay duda de los beneficios del comercio y su apertura, pero son evidentes, también, sus consecuencias perversas y negativas. No podemos dejar una y otras al azar.
Sin duda, una nueva “Globalización Inclusiva” nos espera. ¿Seremos capaces de construirla?
 
Jon Azua | abril 18, 2017 en 10:17 am | Categorías: General | URL: http://wp.me/p4acJt-cD
LEER MÁS

  • 17/Julio/2017
La importancia de las relaciones económicas entre México y Alemania

Por Dr. Herminio S. de la Barquera y A.
http://iesdenews.blogspot.mx/2017/04/analisis-politico-por-herminio-s.html

Actualmente, Alemania es el 5° socio comercial de México a nivel internacional, y es el primero de los países de la Unión Europea (UE), es decir: Alemania es el principal socio comercial europeo para México. Del total de exportaciones de México, un 2.2% tiene como destino a dicho país, lo cual representa poco menos del 30% del comercio con la UE. El intercambio económico entre México y Alemania es del orden de más de 17 000 millones de dólares, de los cuales casi 14 000 millones son de exportaciones alemanas, por lo que nuestro país es el principal importador de productos alemanes en América Latina. Estas cifras no se alcanzaron a lo largo de mucho tiempo, sino que son producto de una intensificación de relaciones en las décadas recientes. En los últimos 15 años, el comercio entre ambos países ha crecido en un 145.4%, lo que significa un aumento de 6% anual.
Alemania es un país muy poderoso en lo que respecta a su capacidad exportadora y de generación de tecnología, por lo que numerosas empresas alemanas han colaborado a la modernización de la economía mexicana: pensemos en las industrias automovilística y farmacéutica, por ejemplo. Nombres como los siguientes son ya familiares en el panorama económico de México: Allianz, Audi, BASF, Bayer, Braun, BMW, Robert Bosch, Carl Zeiss, Commerzbank, DaimlerChrysler, Deutsche Bank, Dresdner Bank, FESTO PNEUMATIC, Henkel, Deutsche Lufthansa, MAN, Osram, Siemens, Thyssenkrupp, Volkswagen y muchas más. Las relaciones comerciales con Alemania se basan en los tratados suscritos con la Unión Europea, por lo que es de esperarse que se sigan profundizando al actualizarse dichos convenios.
Para Alemania es muy importante que, ante la coyuntura que ha significado la llegada al poder de Donald Trump, México esté -¡al fin!- tratando de diversificar su comercio exterior para superar la gran dependencia que históricamente ha existido frente al vecino del Norte y que, por desidia y comodidad, nunca se había considerado seriamente en las esferas gubernamentales. Así, actualmente se busca ampliar las relaciones con otros países del Pacífico, como Perú, Colombia y Chile, además de que se están intensificando las relaciones con China, para intentar reducir substancialmente el gran déficit comercial que se tiene frente a este país asiático, que a su vez está muy interesado en invertir en áreas estratégicas de la economía mexicana; con Jordania, Paraguay y Turquía hay pláticas para firmar tratados de comercio libre, y las negociaciones para actualizar los convenios con la Unión Europea arrancaron ya en estos días.
Una preocupación para muchos de estos socios extranjeros es que algunas áreas de la economía mexicana, como la banca, las telecomunicaciones o la generación de energía aún siguen esquemas obsoletos de monopolio u oligopolio, a pesar de las reformas estructurales que el actual gobierno federal echó a andar desde hace algunos años. Desafortunadamente, en estos tiempos de precios bajos en el sector petrolero, algunas de estas reformas perdieron algo de su encanto frente al interés que mostraban algunos inversionistas. Sin embargo, la liberalización del mercado de generación de energía eléctrica es un gran atractivo para empresas alemanas, que son a nivel mundial líderes en tecnologías renovables de generación de energía.
Pero no solamente tenemos que pensar en relaciones comerciales, pues Alemania es más que una potencia económica y tecnológica: es un país abierto al mundo, dinámico, orientado al futuro, que asume sus responsabilidades frente a la comunidad de naciones buscando la paz, el respeto a los derechos humanos y el desarrollo sustentable. Los alemanes son socios confiables, creativos, innovadores y respetuosos de la diversidad cultural. 
Además, hay más de 1 000 becas para estudiantes mexicanos que quieran ir a Alemania y más de 700 becas para alemanes que quieran venir a estudiar a nuestro país. Hay más de 300 convenios entre universidades de ambos países y cerca de 75 000 personas en México se encuentran aprendiendo la lengua de Goethe.
Es por eso que los empresarios mexicanos tienen en Alemania a un socio que ofrece una gran diversidad de oportunidades de colaboración en muchas áreas de la economía y el comercio, de la cultura y del empleo de la tecnología. Una oportunidad que no puede uno dejar pasar. No todo es Trump y no todo es Estados Unidos.

 

LEER MÁS